miércoles, 29 de diciembre de 2010

LAS DOCE PRIMERAS CARTAS DE "EL SYMBOLON"

Como dije en el inicio de esta sección, las Cartas de El Symbolon contemplan una visión astrológica además de una psicológica. Aunque yo no trabajo en el campo de la astrología, me parece conveniente resaltar que las 12 primeras cartas de este oráculo se relacionan directamente con los doce símbolos del zodíaco, y las restantes surgen de una combinación de estos signos. Así que para empezar, me parece lógico que lo hagamos por estas primeras doce cartas.

Aunque las cartas se presentan sin numerar, me atengo al orden establecido en el libro que las acompaña y así iré adjudicando un número a cada una, en la que la numerología no tiene nada que ver, sino sencillamente la necesidad de seguir un cierto orden que nos permita remitirnos a los comentarios de cada carta.

lunes, 27 de diciembre de 2010

ORÁCULO EL SYMBOLON - Presentación

Antes de comenzar con la descripción de cada carta, me gustaría hacer una matización sobre el significado que aparece en el libro que acompaña a la baraja.

La consulta con esta baraja, de acuerdo con sus autores, se ciñe a un tipo de tirada de tres cartas que sigue el siguiente esquema. En la primera posición se expone el problema que pueda existir. En la segunda, se aconseja sobre el camino a seguir para solucionarlo. Y en la tercera posición se daría el resultado que podría obtenerse de seguirse tal camino. Así, una carta que podría enfocarse de manera negativa al aparecer en la primera posición, si surge en la tercera puede anunciar buenos resultados. 

En el libro puedes encontrar esos distintos significados de cada carta según en la posición que aparezca. Sin embargo, aquí daré una visión más general para que cada uno vaya creando su propio lenguaje de entendimiento con las Cartas.

Asimismo, debo decir que no siempre me ciño a esa única disposición de cartas,  sino que utilizo otro tipo de tiradas para esta baraja, aunque sí me doy cuenta de la dificultad que entraña hacerlo así. Pero la vía del Tarot ofrece múltiples posibilidades y cada uno sabe cuándo se siente bien o no con determinadas cartas.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Dios está con nosotros


Edward Burne-Jones, La Estrella de Belén

Con la llegada de la Navidad vuelve la esperanza al mundo; la esperanza de un encuentro con Dios. Se nos invita a aceptar que Dios no sólo está lejos, sino que también está con nosotros y en cada uno de nosotros. Nosotros no somos dioses, pero Él se hace pequeño para poder entrar en nosotros y sin embargo seguimos sin querer entender ni celebrar algo tan hermoso.

Me gustaría daros a conocer  para vuestra reflexión uno de los mensajes recibidos por Eileen Caddy.  Un abrazo para todos y...

¡¡¡¡MUY FELIZ NAVIDAD!!!!!
"Acepta tu unidad con toda la vida, acepta tu UNIDAD conmigo. No la rechaces, creyendo que eres indigna de aceptar nuestra Unidad. Esa impresión de ser indigno es lo que separa a los individuos de Mí, su creador.

Durante muchísimo tiempo se ha dicho a las personas que son unos pecadores miserables y que no merecen caminar y andar conmigo. Hace ya demasiado tiempo que se han separado de Mí, hasta que han dejado de conocerme y ya no se dan cuenta de que YO ESTOY en ellos.

Destierra ya de ti esas falsas concepciones acerca de MÍ. Acepta con júbilo y asombro nuestra Unidad. Acéptalo de la misma forma que una criatura pequeña, y no pierdas el tiempo intentando entenderlo con la mente. Si pretendes acercarte a esta vida de una manera intelectual, estás perdiendo el tiempo y dejando de ver su sencillez. Mis caminos son muy simples, deja de hacer que a ti te resulten complicados".
Eileen Caddy La Voz Interior

jueves, 23 de diciembre de 2010

Barajar y colocar las Cartas

A la hora de barajar las cartas, cada tarotista tiene su forma de hacerlo. Algunos ceden las cartas al consultante para que las barajen ellos, mientras que otros prefieren barajar ellos mismos las cartas. ¿Cuáles son las ventajas y los inconvenietnes de uno u otro sistema? Veámoslos.

Cuando el consultante baraja las cartas, de alguna manera estamos haciendo que se implique. Le centramos en la labor de la que se trata y no le dejamos que delegue en otro su propia responsabilidad. Ésa sería una de las ventajas de que barajara las cartas el propio consultante. Pero también es verdad que a veces, determinadas barajas se hacen difíciles de manejar, especialmente por aquellas personas no acostumbradas a las mismas. Y si añadimos los nervios que suele mostrar quien pide una consulta, el hecho de barajar las cartas no parece algo fácil. En estos casos, es preferible que lo haga el propio tarotista para rebajar la intensidad del ambiente.

Soy de la opinión de que las Cartas van a salir las que tengan que salir, sean barajadas por unos o por otros, pues lo que cuenta es la intención. Por tanto, suelo ser flexible en este terreno y adaptarme al momento.

También, hay personas que gustan de cortar las cartas una o más veces y seleccionan alguno de los montones en concreto. A mí no me gusta cortar las cartas. Sencilllamente las barajo y cuando siento que debo detenerme, lo hago así y comienzo extrayendo las cartas desde la parte superior hasta alcanzar el número que exija la tirada que vaya a usar.

Tampoco le doy importacia al hecho de barajar o extraer las cartas con la mano derecha o la izquierda, pues soy de la opinión de que las cosas cuanto más sencillas y espontáneas mejor salen.

Por úlimo, decir que me gusta disponer las cartas sobre la mesa siempre boca abajo para irlas destapando poco a poco. 

Acostúmbrate a tus cartas. No se trata de que domines el arte de barajar como esos excelentes jugadores de pocker. Aquí no estamos para hacer alardes de habilidad, sino sencillamente para usar un instrumento que nos permite profundizar en situaciones. Cuanto más normal sea todo, creo que más verdadero resulta.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

VI - LOS AMANTES EN EL TAROT ZEN

En el Tarot Osho Zen, el nombre que aparece para la carta VI de los Arcanos Mayores es LOS AMANTES. En esta carta se nos muestra una vez más ese punto luminoso que nos lleva al origen de todo: Dios. Además podemos ver un hermoso corazón con alas y flores; y una pareja que se penetra con la mirada porque no tienen nada que ocultarse el uno al otro.

Osho nos habla de las diferentes fases del amor. Nos dice que se inicia con el sexo, pero que debe seguir avanzando. Nos explica tantas cosas sobre el amor verdadero, el sentirse uno con el otro, que no me resisto a transcribir algunos de sus párrafos. Aquí nos habla del progreso del amor y nos dice:
"Empezamos a entender que nuestra pareja a menudo funciona como un espejo, reflejando aspectos desconocidos de nuestro ser más profundo y dándonos apoyo para que nos volvamos un todo".
Un espejo, sí; la pareja se esta mirando como si se contemplara uno mismo en el espejo. El amor verdadero ayuda a entendernos y entender al otro.
Osho apunta otro aspecto muy importante del amor:
"Este amor está basado en la libertad, no en la expectación o en la necesidad. Sus alas nos llevan cada vez más y más alto hacia el amor universal que lo experimenta todo como una unidad."
Libertad, palabra importante, pues como veíamos en la baraja Rider, la pareja se encuentra totalmente suelta, nada externo les une, sino su propio amor. Un amor que no se cierra en sí mismo sino que se expande universalmente.

Siguiendo con ese proceso, Osho establece una diferencia entre el sexo, el amor y la compasión y los ve como un progreso al que uno debe tender. La compasión entendida no como un sentimiento de lástima por quienes sufren, sino como un acto de amor y comprensión total por el otro como parte de uno mismo. Así nos dice Osho:
"El sexo es la semilla, el amor es la flor, la compasión es la fragancia".
 Y para terminar estos comentarios sobre la Carta de los Enamorados, cito nuevamente a Osho:
"Cuando tu amor no es únicamente deseo por el otro, cuando tu amor no es únicamenteuna necesidad, cuando tu amor es un compartir, cuando tu amor no es el de un mendigo sino el de un emperador, cuando tu amor no pide nada a cambio sino que está dispuesto a dar, a dar por el simple gozo de dar, entonces añádele meditación y se liberará una fragancia pura".
Una carta profunda y que merece toda nuestra atencion en una consulta.
 

martes, 21 de diciembre de 2010

VI - LOS ENAMORADOS

LLegamos, quizá, a una de las cartas más deseadas por cualquier consultante, la número VI, conocida como LOS ENAMORADOS. Y es que no podemos olvidar que nuestra esencia primordial es el AMOR.

En la baraja Rider Waite, la carta número VI de los Arcanos Mayores nos muestra una pareja totalmente desnuda que cuenta con la protección de un magnífico ángel. 

Vamos a detenernos un poquito en ella. En primer lugar me gustaría concentrarme en ese Sol que irradia con su luz y calor y que se encuentra dominando a todos y cada uno de los componentes de la carta. Para mí es Dios, su fuerza iluminadora, pues si estamos hechos de chispitas de Dios, nuestra esencia es la suya: el AMOR. Ese sol nos protege, nos ilumina y favorece nuestras decisiones y nuestros actos, pues la carta también nos habla de las decisiones. 

El Ángel transmite esa protección, esa luz y esa bendición de Dios, además de proteger a la pareja y bendecirla. 

La pareja se muestra totalmente desnuda (sin hojas de parra ni nada similar). Desnudos uno ante el otro, sin ningún tipo de tapujos sino en entrega sincera y total; no tienen nada que ocultar ni ocultarse; lo genuino es la base de su entrega. Además no hay nada que los sujete, si se unen es porque lo desean, porque es el amor la única voz que les llama, ningún otro tipo de interés u obligación: amor en toda su verdad.

Pero esta carta, recibe a veces otro nombre: la Decisión. ¿Por qué? Este nombre se ve con una mayor claridad en el Tarot de Marsella. En este Tarot, aparece el sol, y también el ángel, aunque esta vez en forma de Cupido con sus flechas a punto de lanzarse sobre los personajes de esta carta. ¿Y quiénes son estos personajes? Vemos a un hombre y dos mujeres. Las mujeres muestran atuendos diferentes, basados en arquetipos distintos también. El hombre parece encontrarse ante la duda de a cuál de estas mujeres elegir. De esa elección van a depender muchas cosas. 

En la baraja Rider Waite, esta elección podría reflejarse en el árbol del bien y del mal, y la famosa serpiente del Jardín del Edén que podemos observar al fondo. 

En cualquier caso, nos dice que a la hora de tomar decisiones lo importante es tomarlas partiendo del verdadero amor y no de cualquiera de las falsificaciones con las que podemos confundirlo. Amor con todas las letras y con toda la profundidad de su significado. Amor por nuestra pareja, amor por nuestros hijos, amor por nuestros padres, amor por nuestros amigos, amor por cualquier ser vivo, amor por nuestra actividad... Sea lo que sea aquello de lo que se trate, lo importante es enfocarlo bajo el prisma del AMOR.

lunes, 20 de diciembre de 2010

V - VACÍO EN EL TAROT ZEN

Resulta sorprente que el V de los Arcanos Mayores en la baraja Osho-Zen, reciba el nombre de LA NADA o EL VACÍO. Y por si nos quedaba alguna duda sobre el nombre que le dedica, la ilustradora, Ma Deva Padma, nos muestra una carta totalmente vacía, tan sólo nos deja ver el fondo negro que ha adjudicado a toda la baraja, pero sin dibujar nada sobre él.
 
¿Qué nos puede estar diciendo esta carta?

En la baraja Rider veíamos a un Sumo Sacerdote; así que, entre otras cosas, podíamos entender que se trataba de alguien con una base espiritual o ética y con una cierta autoridad; pero, debido a ese lugar de autoridad en el que estaba colocada, la  persona podría también perderse un poquito en el camino al deleitarse en saborear las mieles de su estatus en vez de dedicarse a ejercer su servicio sabia pero humildemente.

Aquí, sin embargo, partimos de la nada, por tanto, no hay ambición. Aquí se nos dice que somos un lienzo en blanco (aunque en este caso el diseño sea negro) sobre el que hay que ir pintando. Estamos libres de prejuicios, libres de ambiciones; estamos listos para emprender el verdadero camino sin vicios ocultos.

Es importante que nos fijemos en que el color de esta carta es el negro y no el blanco, y en ello va implícito el mensaje. El blanco es la unión de todos los colores; pero el negro es la ausencia de todos. No hay base, no hay sustento, no hay prejuicio; el terreno está totalmente yermo en espera de ser abonado. Se trata de un inicio.

No hay señales que nos indiquen cuál es la mejor dirección; la decisión ante los acontecimientos es nuestra. 

Lo que sugiere esta carta es que de ti depende lo que quieres; algo que aunque parece gustar en general, lo cierto es que muchas veces  no es así, ya que  el ser humano desea tener, como se dice ahora, una "hoja de ruta" para seguirla sin contratiempos ni responsabilidades propias. No, aquí no hay nada; de ti depende ir abriendo el camino si aceptas el desafío.

¿Lo aceptas?
 
 

domingo, 19 de diciembre de 2010

V - EL SUMO SACERDOTE

La Carta número V de los Arcanos Mayores en la baraja Rider-Waite, recibe el nombre de SUMO SACERDOTE, y también es conocida como el HIEROFANTE.

Como puede comprobarse, el paralelismo con el Arcano II, La Suma Sacerdotisa, resulta muy evidente. Pero no podemos olvidar que al tratarse de un hombre, hace alusión a una parte activa más que a un aspecto receptivo de la personalidad.

El Papa es alguien con autoridad dentro del campo de la espiritualidad. Se trata de alguien que tiene una fuerte base espiritual pero a la que decide dar forma práctica dentro de un grupo o de una institución. Es decir, sigue una determinada línea con órdenes y normas bien definidas y claramente establecidas. Es una carta que nos habla de pertenencia a un grupo aunque se pueda ostentar autoridad en él.

Pero además de este Papa o Sumo Sacerdote que dirige o bien ostenta el poder en el conjnto, no podemos olvidarnos de las otras dos figuras que aparecen en la parte baja. Podría tratarse de discípulos recibiendo instrucción o bien  personajes ya más preparados esperando ser ordenados como sacerdotes, o bien obispos recién nombrados; es decir, personas que forman parte del grupo con un determinado estatus.

Pero antes de seguir avanzando, vamos a relexionar un poco más. Cuando hablamos de espiritualidad aquí, no hablamos necesariamente de religión, sino de un grupo en el que la ética sea una base importante; y esa ética puede encontrarse en un buen bufete de abogados, en un equipo medico, en unos profesionales competentes  en cualquier campo que busquen el bien y no única y exclusivamente hacer dinero o ejercer poder. 

Esta carta se considera protectora. Se entiende como una carta favorable pues nos viene a decir que la persona a la que hace referencia cuenta con la protección del cielo. Cuando aparece, normalmente nos está diciendo que la persona que consulta o sobre la que se consulta está bien aconsejada y bien dispuesta. Tiene una solución que integra adecuadamente en un grupo.
 

sábado, 18 de diciembre de 2010

IV - EL REBELDE EN EL TAROT ZEN

En la Carta número IV de los Arcanos Mayores, denominada EL REBELDE en el Tarot Zen, aparecen unos símbolos en los que conviene que nos detengamos.

 Se trata de tres elementos que sugieren mensajes importantes. Por una parte tenemos la antorcha sobre la  mano derecha de la figura; a su izquierda aparace el águila; y por último, entre los pies, una cadena con algunos eslabones rotos. ¿De qué nos puede estar hablando esta carta?

La antorcha nos habla de la luz del conocimiento. Por tanto, nuestro personaje parece alguien iluminado, una persona que se ha formado y que tiene un conocimiento que va a seguir y dar a conocer. 

El águila es un símbolo de sagacidad y de poder. El águila sabe hacia dónde debe dirigirse y ahí se encamina con energía.

Y en cuanto a las cadenas, podrían ser esas limitaciones, esos estorbos de los que nuestro personaje está decidido a liberarse.

Por estos tres símbolos, podemos darnos cuenta de que la figura es un rebelde; tiene sus propias ideas, sabe cómo imponerlas, y además se deshace de las limitaciones. ¿Es todo esto positivo o negativo? Como todo en la vida, habrá que valorarlo en función de muchas cosas.

Es bueno tener claras las ideas, saber enfocarse y ser capaz de liberarse; pero todo eso, no lo olvidemos, lo podrá hacer en su totalidad la persona realmente iluminada, y querer tener la razón siempre no es una prueba de haber adquirido la sabiduría. Por otra parte, encaminarse hacia las metas está bien;  darlas a conocer, también; pero no necesariamente imponerlas. Y en cuanto a la liberación, hay que saber entenderlo; una cosa es liberarse de esas ataduras que realmente son nocivas por ser equivocadas o por haberse quedado obsoletas, pero eso no tiene que servir de excusa para liberarse de lo que nos exige, sencillamente por puro egoísmo.

Todas las cartas hay que saber verlas en un contexto y ayudarnos de ellas para extraer más autoconocimiento. Las cartas nos ayudan a cuestionarnos nuestros actos y nuestros pensamientos. De esa manera, pueden muy bien enseñarnos, pero necesitamos estar abiertos a todas las posibilidades y no cerrarnos solamente a aquellas que nos interesen y nos confirmen en nuestras determinaciones, desechando aquellas que puedan sernos menos agradables pero seguramente igualmente instructivas.

viernes, 17 de diciembre de 2010

IV - EL EMPERADOR EN EL TAROT RIDER WAITE


En la baraja Rider-Waite, la Carta número IV de los Arcanos Mayores es EL EMPERADOR. Esta carta nos señala un aspecto masculino de la persona sobre la que se consulte, es dedir, un aspecto eminentemente activo; o bien puede hacer alusión a un hombre en particular y sus características. Por tanto a la hora de realizar una consulta con el Tarot, podemos concentramos en la profudidad del mensaje general de la carta o bien hacerlo en los elementos concretos más usados de la misma y que hacen alusión a un hombre en particular. 

El Emperador se sienta erguido, enérgico y a la vez sereno sobre un trono de piedra. Ostenta símbolos de poder como son su corona y su cetro. ¿Qué nos puede estar diciendo? 

El Emperador impone orden. Un orden basado en reglas claras y necesarias para el buen mantenimiento del reino. No se trata, por tanto, de reglas arbitrarias, sino que el Emperador es alguien que conoce que el orden es necesario y por tanto lo defiende a ultranza.

El problema podría surgir cuando esas reglas se vuelven tan inflexibles como el trono de piedra en el que se asienta. La piedra puede simbolizar lo estable, lo duradero; pero también aquello que no se mueve y que, por tanto, puede constituir un obstáculo si no sabe utilizarse de una manera abierta. Uno no puede estancarse en determinadas normas que podrían haber quedado obsoletas o no ser necesarias en el momento presente.

El Emperador, de alguna manera, puede poner un límite a la abundancia de la Emperatriz. Pero un límite que pudiera ser necesario, no un límite que parte de la obstinación o del deseo de mantener la autoridad a cualquier precio.

En su parte positiva, nos puede estar hablando de alguien que sabe cómo manejar la situación, serena pero enérgicamente. Y en la negativa, nos puede hablar de la persona inflexible, que aplica leyes con dureza sin tener en cuenta la flexibilidad de los momentos.

Ante los problemas: SERENIDAD

En mi meditación se me mostró una imagen. 

Surgía una fuerte tempestad en el mar. Había un tremendo oleaje y el viento y la tormenta arreciaban. En medio, un faro permancía erguido y sereno. 

¿Cúal era el mensaje de aquél faro? Poco a poco pude ir descubriéndolo

- Fíjate en el faro, ¿qué hace?

- Nada.

- Exacto. El faro no ataca. Permenece erguido serenamente y espera. Se asienta en su fuerza. No arremete, no se enfrenta.
Me di cuenta de que a mí me faltaba un gran camino para parecerme al faro. ¿Podría alguna vez conseguirlo? Y seguí escuchando la Voz.
- Fíjate otra vez en el faro. ¿Qué no has visto aún de él? ¿Qué no has descrito?

- La luz.

- ¡Eso es! Su luz que no deja de iluminar. Y ¿por qué puede seguir iluminando incluso en medio de la tempestad? Porque se ha preocupado por mantenerla en buen estado.

Tras la tormenta, la vida se veía más hermosa porque había adquirido un inmenso valor. Además, pasada la tormenta, y contra lo que pudiera parecer a simple vista, podía darme cuenta de la estabilidad, de la profundidad; nada desaparece sino que permanece modificado.

Entonces la imagen cambió y vi a Jesús imperturbable en medio del mar. Él tampoco se enfrentaba a éste sino que se situaba por encima de las olas, fluyendo con ellas pero sin dejarse dominar por las mismas. Jesús me enseñaba así que no desconfiaba del mar, y me mostraba cómo era capaz de suavizarlo por medio de su fe.

Jesús, como la lección del faro, permanece sereno y constante incluso en medio de la tempestad que no consigue perturbarlo. Él sabe que puede vencerla. Es el único que lo sabe porque tiene fe y confianza plena. ¿Conseguiré yo un poquito de ellas?


jueves, 16 de diciembre de 2010

III - CREATIVIDAD EN EL TAROT ZEN

La Carta número III de los Arcanos Mayores en el Tarot Zen de Osho transmite pura energía. La Carta recibe el nombre de CREATIVIDAD, y nos lleva a valorar ese aspecto sembrado en el ser humano desde su creación. 

A veces pensamos que los creativos son los llamados artistas (escritores, pintores, compositores), o bien los inventores (técnicos, ingenieros, científicos) y no nos damos cuenta de que creadores lo somos todos. Cada uno de nosotros tiene una forma específica y particular de desarrollar múltiples tareas. Nos pueden dar diseños,  programaciones, recetas, planificaciones de todo tipo, reglas a seguir, pero cada uno pondrá en marcha una creatividad que hará que su trabajo sea único y especial sea éste el que sea.

Los creativos no son solamente los profesionales de la creatividad; creativos lo somos todos, absolutamente todos, sin excepción.

Puede que en una consulta esta carta nos hable de alguien que es creativo,  o que no sabe que lo es y que ya es hora de que aplique esta característica para beneficio de todos. Basta de rutina, se trata de una llamada a hacer las cosas con verdadero amor, el origen de toda la creatividad. Experimenta, sueña y materializa esos sueños. Todo un mundo de colores puede desplegarse si te pones a ello.

 

miércoles, 15 de diciembre de 2010

III - LA EMPERATRIZ EN EL TAROT RIDER WAITE

La Emperatriz es una carta que hace relación, una vez más, a un determinado aspecto femenino. Pero a diferencia de su antecesora, la Suma Sacerdotisa, que era pasiva y se imbuía de conocimiento externo para desarrollar el interno, la Emperatriz representa la prosperidad y la productividad. 

La Emperatriz lo tiene todo y todo lo comparte: es la prodigalidad, la abundancia. Es una mujer realizada que tiene mucho que ofrecer al mundo. Todo lo que toca lo enriquece. Desde su trono, en una actitud profundamente activa, contempla la abundancia de la naturaleza y colabora en ella. Sabe que sólo basta sembrar la semilla para poder recoger abundancia.

La Emperatriz es generosa y creativa. Tiene enormes recursos, pero no es avasalladora. Se mueve de forma espontánea. No se somete a reglas sino a ciclos vitales, pues es una mujer y como tal los conoce a la perfección.

Sabe dar a luz nueva vida, como cualquier mujer embarazada. No pone obstáculos a la creación sino que contribuye a ella como mejor puede; sin cicatería alguna.

En una consulta, habría que valorar, según la posición en la que aparezca, si la carta habla del propio consultante o de alguien más. Aunque en principio aluda a una mujer, también podría hablar de un hombre con las características básicas que señala esta carta. 

Ante la visión de esta carta, el consultante podría apercibirse de lo mucho que posee y que por tanto debe ser pródigo y abundante con los demás; incluso, consigo mismo. Debe tener confianza en que, si no se ponen obstáculos, la vida ofrece abundancia.

La riqueza se ofrece. La riqueza es una abundancia creativa. Y a la creatividad hay que dejarla fluir sin obstáculos ni miedos.



martes, 14 de diciembre de 2010

II - VOZ INTERIOR EN EL TAROT ZEN DE OSHO

En el Tarot Osho Zen se nos exhorta a encontrar nuestra verdad interior, nuestra propia voz; a replegarnos y, en absoluta calma y serenidad, bucear dentro de nosotros mismos para alcanzar la claridad.

Las emociones se calman y, aunque nos pueda inundar un espíritu juguetón (representado por los delfines, a su vez sanadores), uno está conectado con su serena verdad interior.

La verdad no puede ir en contra de la vida, sino todo lo contrario. Esta carta nos pide que intentemos ver por nosotros mísmos la realidad. Especialmente cuando nos encontramos en un terreno donde se están moviendo muchas cosas y uno pierde de vista el verdadero camino a seguir. ¿Cuál será? Sólo puede ser el que nos conduzca a la Verdad, y para encontrarnos con la verdad, tenemos que saber mirar atentamente todo lo que sucede y luego llevarlo en silencio a nuestra meditación. Allí, en la paz, valoraremos lo visto y decidiremos. 

Si se ha mirado con profundidad, la verdad ha de surgir de nuestro interior. Hacer consciente lo inconsciente a través de un trabajo de introspección nos puede conducir al buen sendero. Escucha a uno y otro, valora todos los aspectos, cuídate de tu propia instrucción y luego, ¡habla desde tu interior! Nadie debe hablar por ti una vez recabada toda la información, puesto que tú debes saber lo que es mejor para ti.

Quien busca la Verdad, no puede traicionarse. Pero a la Verdad hay que mirarla abiertamente, aunque sea con los ojos interiores del alma.
 
 

lunes, 13 de diciembre de 2010

II - LA SUMA SACERDOTISA EN EL TAROT RIDER WAITE


La Carta número II de los Arcanos Mayores en el Tarot Rider Waite, se conoce como LA SUMA SACERDOTISA. Existe una muy buena colección de libros sobre el significado de esta carta con todos los dibujos alegóricos que la ornamentan. Para mí resulta una carta enigmática con una gran multitud de significados que hay que valorar en cada consulta. Voy a intentar dar algunos apuntes sobre cuál podría ser su mensaje según los casos.

En primer lugar, y para poder entenderla mejor, vamos a dar una descripción de la imagen. Vemos a una gran sacerdotisa que aparece sentada. En sus manos parece tener la Torá (libro religioso). Sobre su pecho lleva una cruz. Y su cabeza luce una corona. Por lo pronto, entonces, podemos ver con claridad que nos habla de un aspecto muy íntimo como es la religión; y una religión un tanto ecléptica pues muestra símbolos que pertenecen a diferentes confesiones. Pero ella lo esudia todo; lo asimila todo. Así que parece una persona para quien la espiritualidad es muy importante.

A sus pies está la Luna, y es que todo lo que muestre la luna, la noche, nos habla del mundo interior; de ese mundo que hay que ir desentrañando poco a poco, y que, precisamente por no ser demasiado patente, puede producir una cierta confusión.

A los lados vemos dos columnas, sobre las que sólo voy a valorar su color: el blanco y el negro; dos opuestos, la luz y la oscuridad. Y es que el mundo interior está plagado de misterio, pero también de maravillosa claridad. Detrás vemos un campo de girasoles que puede hablarnos de la posibilidad de crecimiento hacia una visión clara y luminosa en la que aún puede o no encontrarse nuestro personaje. Así que, de la noche (la luna) puede surgir vida (los girasoles).

La Suma Sacerdotisa puede estar haciéndonos una llamada a la intuición, a la verdad interior, al sentimiento sagrado, espiritual y religioso de la vida. Pero ella no impone nada. Al contrario, si de algo puede pecar a veces es de un exceso de pasividad. Valora tanto, medita tanto, cuestiona tanto que puede permanecer inactiva y no permitir que surjan esos maravillosos girasoles que están a su espalda.

La Sacerdotisa, además, nos puede hablar de dos aspectos contradictorios que cada uno debiera valorar en la tirada que realice. Puede hablar de sabiduría (suponiendo que la haya puesto en marcha y le haya dado el tiempo necesario para madurar), pero también de cierta ignorancia debida a su virginidad, a su inocencia; es decir, también puede indicarnos que la persona puede tener un conocimiento teórico pero que aún le falta práctica sobre lo que conoce.

En determinadas consultas podría estar indicándonos también una llamada al mundo interior, al mundo espiritual, a lo sagrado. Podría señalar al consultante la conveniencia de que consulte con nuestro guía interior , o incluso que busque el consejo de un guía exterior, si fuera necesario; un psicólogo, un consejero, alguien que nos ayude. La ayuda, como vemos, puede estar en uno mismo o en otro, pero hay que tomar conciencia de la importancia de ese mundo interior.

domingo, 12 de diciembre de 2010

I - EXISTENCIA EN EL TAROT ZEN DE OSHO

En el Tarot Zen de Osho a la carta I de los Arcanos Mayores se le da el nombre de EXISTENCIA. En ella vemos a una pesona desnuda, sentada reverentemente sobre una flor de loto. La figura parece contemplar con asombro y serenidad al mismo tiempo el cielo estrellado así como el paso de un cometa.

La figura ha llegado a la existencia y la contempla desde su centro de serenidad. Se sabe parte integrante de ese universo que contempla con devoción. Sabe que no esta separado de esos cielos sino que ocupa un determinado espacio, y tras esa observación se da cuenta de lo mucho que tiene que agradecer a la Vida pues forma parte de ella.

La Existencia le recuerda que es una parte importante de todo el proceso; que su ser merece la pena y que el Universo sería otro si esa figura no estuviera. Ocupa un lugar necesario y por tanto no debe sentirse fragmentado ni en lucha con el hogar que le sustenta. 

Asimismo, la figura, al ser una parte vital del universo, reconoce la necesidad de su propia actuación. Lo que ella haga va a determinar la trayectoria no sólo de su vida sino de todo el Universo. No existe nada que sobre, todos somos necesarios y esta carta te lo demuestra. Agradece tu vida, agradece tu puesto, trabaja dentro del orden de las estrellas, no te niegas a hacer tu tarea y así el agradecimiento se multiplicará en cada una de las estrellas.

Cuando aparece esta carta en una consulta, pudiera ser que el consultante necesita un recordatorio de su propia valía y la de todo el universo. Agradecimiento, observación y acción son necesarias para el recto progreso.

El ser humano ha sido puesto en el universo y lo primero que tiene que hacer es agradecerlo y sentirse parte integrante de él. No se trata de merecimientos o no, sino de un don que hay que saber agradecer y valorar. Un don que le ha sido dado a todos los seres que componen la existencia. Un don que debe hacernos conscientes de algo muy importante: el hecho de que si estamos aquí es por algo; nadie sobra, todos estamos aquí por algo determinado, y eso hay que saber apreciarlo.
 
 

sábado, 11 de diciembre de 2010

I - EL MAGO EN EL TAROT RIDER WAITE


Cuando contemplo la carta de El Mago en el Tarot Rider Waite, lo primero que experimento es una gran alegría. La razón es muy clara; para mí El Mago es una muestra de confianza que deposita el Cielo en nosotros. Se considera a la persona capaz de solucionar las cosas desde su propia perspectiva y se la proveé con todo lo necesario.

Sobre la mesa están los símbolos de los cuatro palos del Tarot (copas, oros, bastos y espadas). Combinándolos, la persona puede obrar maravillas. Sólo necesita armonizar dos aspectos: el cielo y la tierra. Eso se ve con mucha claridad si observamos los brazos de esta figura. Una apunta hacia el cielo; con ello, a mí me da a entender que solicita permiso y ayuda divina, que no la descarta en absoluto pues no es tan prepotente. Con el otro brazo apunta a la tierra, a su propio trabajo, a su propio esfuerzo para materializar la tarea que tiene entre manos. 

El Cielo confía en nosotros. Nos proveé de lo necesario y nos pide que nos pongamos a trabajar con la esperanza del éxito. No va a hacer  por nosotros el trabajo que nos corresponda a cada uno, pero sí va a favorecer el esfuerzo y la responsabilidad personal. Se nos da lo necesario, pero eso no quiere decir que consigamos las cosas sin esfuerzo, voluntad y tesón. Se trata de que uno valore las herramientas que posee y se disponga a la tarea.

La carta tiene el número I. Es la carta del individuo. Es él quien debe decidir la tarea y ponerse a hacerla. Pero es él también el que tendrá en cuenta no sólo lo humano sino lo divino. Se le ha concedido un gran milagro: el de su existencia y el de su capacidad. Se le ha concedido el milagro de la vida y ahora ha de vivirla en plenitud.
 
 

viernes, 10 de diciembre de 2010

Admiración vs. Envidia

Normalmente, utilizamos nuestro lenguaje de una forma excesivamente pobre, y puede que ésa sea la razón de malinterpretar términos como admiración y envidia. Cuántas veces no habremos dicho para nuestros adentros, o manifestado exteriormente, aquello de: "¡Cómo envidio a fulanito; es tan trabajador; es tan capaz; etc., etc.!" Y luego, una vez dicho, con suerte nos damos cuenta de lo inapropiado del término y, en lugar de buscar una palabra más acorde con nuestro sentir, añadimos: "Entiéndeme; hablo de envidia sana".

No, no hay envidia sana; la envidia es envidia y por tanto no puede ser sana. El envidioso quiere aquello que posee el otro; pero no se conforma con ello, quiere desposeer al otro de aquello que ha despertado su envidia.

Otra cosa muy distinta es la admiración. Al admirar manifestamos varias cosas. En primer lugar, respeto hacia la persona objeto de nuestra admiración. La valoramos y por eso la respetamos y admiramos. 

Pero hay más, la admiración nos llena de alegría por los logros obtenidos por el sujeto admirado. No nos apena, como produce la envidia, sino que nos ayuda en nuestra propia felicidad al poder reconocer en el otro grandes virtudes.

Y por último, considero la admiración como una motivación que nos impulsa a encontrar nuestro propio camino, apoyados en los pasos que ya ha dado quien es objeto de nuestra admiración, a quien consideramos una gran ayuda por mostrarnos el camino.

¡No confundas envidia con admiración! Cambia tu lenguaje y así, poco a poco, podrá cambiar incluso tu subconsciente.


* La imagen me ha parecido muy reveladora y la obtuve de aquí.


Cómo empezar

Ya sé que resulta obvio pero me parece importante recordarlo. Si quieres iniciarte en la práctica del Tarot, de entrada vas a necesitar uno. Así que, para la compra del primer Tarot, yo recomiendo el RIDER WAITE. ¿Por qué? Pues porque todo lenguaje necesita el conocimiento del abecedario como tarea básica antes de especializarse en la temática que a uno le pueda interesar a la hora de escribir, por ejemplo, y, en mi opinión, el Rider Waite cumple esta labor con creces; además del desarrollo ulterior, por supuesto.

El RIDER WAITE tiene mucha ventajas para los primerizos; nos ofrece la base que luego en cada Tarot se va matizando de diversas formas. Además, el diseño de las cartas nos permite memorizarlas sin excesivo esfuerzo. Sí, hablo de memorizar porque en los inicios habrá que memorizar determinadas cosas.

Por supuesto, el hecho de hacerse con un Tarot Rider Waite en los comienzos, no quiere decir que debas seguir utilizándolo o que no debas tener otros. En mi caso, me encantan las Cartas, así que tengo una buena selección de las mismas, que uso dependiendo de la temática, del consultante, del momento, etc.; eso sí, sigo utilizando también mi querido Rider Waite que me ofrece mucha información.

Una vez comprada la baraja, lo que suelo hacer es ponerla bajo la protección de una imagen religiosa a la que venero. La dejo una noche y ya hago las cartas mías pues las considero plenamente bendecidas.

Me gusta abrirlas e irlas viendo detenidamente una a una. Como soy muy impaciente, me permito alguna tirada aunque aún no conozca las cartas, pero es una forma de irlas conociendo. Y esto me lleva a otro tema: el tiempo. Cuando comencé con esto, quienes ya conocían los entresijos de este camino me advirtieron de que no fuera demasiado aprisa, que la cosa llevaba tiempo; uno o dos o tres años. Por supuesto, consideré que aquel consejo no era el indicado para mí, que en un santiamén aprendería todo y que yo no necesitaba ese tiempo. ¡Diez años después me doy cuenta de que aún me queda muchísimo por aprender!

Eso no quiere decir que el aprendiz no pueda ir adentrándose aunque desconozca aún muchas cosas, pero debe hacerlo con la humildad y la convicción de que no lo sabe todo y que por tanto sus apreciaciones no son dogma para nadie.  No me gustan excesivamente los tarotistas que aseguran las cosas, porque seguro no hay nada; Dios es libre de modificar lo que quiera. Las consultas pueden ser una base, pero no tienen por qué proclamarse como la verdad absoluta. Y ésa es la lección más importante desde el principio.

Pienso que en los primeros tiempos de iniciarse en el Tarot, a la persona se la puede gratificar con lo conocido como "suerte del novato"; pero ante sus sorprendentes aciertos no debe cegarse puesto que vendrán pruebas más adelante que le llevarán a cuestionarse si está hecho o no para esto.

¿Te animas a empezar?

jueves, 9 de diciembre de 2010

0 - EL LOCO EN EL TAROT ZEN DE OSHO

El Tarot de Osho nos muestra a un joven mucho más intrépido si cabe que en el Tarot Rider Waite. El precipicio que está dispuesto a cruzar nuestro ágil y liviano personaje es mucho más pronunciado. Al fondo, un cielo estrellado con una media luna y los colores del amanecer nos hacen pensar en lo nuevo, ya que aunque aún se perciba la confusión de la oscuridad, la luz del sol empieza a perfilarse en nuestro horizonte. El loco no sabe hacia dónde se encamina pero confía.

Casi parece que el joven, al caminar, lo hace dando pasos de baile. Nada le preocupa, sólo iniciar el movimiento. Y de eso parece tratarse, de ponerse a hacer algo nuevo sin darle tantas vueltas y confiando por completo en la vida misma. 

Tal es la confianza de este joven que, aunque bien vestido no lleva una capa que le cobije ni un hatillo con alguna que otra pertenencia; además luce un chaleco con todos los colores de cualquier acontecimiento que le pueda deparar la vida; no elige un color determinado sino que está abierto a vivirlos todos. 

Nuestro personaje vive la vida en plenitud, está embriagado de la vida misma con todas sus novedades, y se abre a vivir el proceso con entusiasmo. ¿Para qué el miedo si puede ser todo extraordinariamente gozoso y divertido? Esta carta nos habla de la confianza total, de no guardar nada en la retaguardia, sino valorar cada acontecimiento como algo nuevo que traerá su propia solución.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

0 - EL LOCO EN EL TAROT RIDER WAITE

El Loco se considera la primera carta del Tarot. Sin embargo, para algunos también es la última. En realidad, si tenemos en cuenta que los Arcanos Mayores simbolizan el viaje de un alma, El Loco nos habla del principio, y del reinicio; de esa rueda que una vez alcanzado un punto vuelve a iniciar el movimiento. Por eso no tiene número, sino un 0 (aunque para algunos sea considerada la carta 22).

En la baraja Rider Waite, se nos muestra la imagen de un joven alegre que mira hacia adelante sin miedo. Va bien vestido, y lleva en su mano una hermosa flor blanca que nos habla de la inocencia. 

El joven se sitúa al borde de un acantilado con la compañía de un perro, también blanco, lleno de viveza. En este caso el perro no parece entorpecerle sino que está contagiado del impulso juvenil que desprende la figura. 

Al fondo el sol brillante, y un fondo amarillo extraordinariamente luminoso. Además, el paisaje nos muestra otras montañas llenas de picos afilados, hablándonos de las muchas cumbres que pueden subirse.

El Loco puede hablarnos de inicios. Inicios emprendidos con alegría y con esa "suerte del novato" que parece acompañar a cualquier joven emprendedor, pero también nos puede advertir de esos posibles errores provenientes de nuestra ignorancia al enfrentarnos a temas que no conocíamos previamente. 

Si nos fijamos, este muchacho lleva sobre su hombro un pequeño hatillo; es decir, tiene algo a lo que agarrarse, algo acumulado pero no demasiado, y por esas experiencias o conocimientos provenientes del pasado no le impiden el movimiento hacia lo nuevo, sino todo lo contrario; el pequeño hatillo le permite un cierto margen de seguridad pero resulta nada pesado.

¿Ha llegado el momento de iniciar algo en tu vida? Fíjate que puede tratarse de algo para lo que nunca te has preparado, pues es completamente nuevo, sin cargas, sin pesos, sino ligero y lleno de entusiasmo.
 

martes, 7 de diciembre de 2010

ARCANOS MAYORES - BREVE RESUMEN DE SUS SIGNIFICADOS

Para mí, los Arcanos Mayores representan arquetipos muy profundos. Creo que cuando aparece un Arcano Mayor en una consulta, se nos está diciendo que algo profundo e importante sucede en nuestras vidas. Voy a mostrar un resumen muy breve de posibles significados que pueden atribuirse a cada carta para ir iniciándonos en el tema. Por supuesto, no siempre dicen lo mismos en cada consulta pues dependen de muchos factores, pero creo interesante conocer una base para luego seguir avanzando. En estos significados la ayuda de autores como Joan Bunning y Hajo Banzhaf me ha sido de enorme utilidad y desde aquí se lo agradezco a ambos. Si queréis conocerlos, pinchando en sus nombre accedereís a sus páginas.


0 - EL LOCO.- El Loco es la carta sin número en el Tarot, ya que si consideramos la vida como un círculo, nunca hay principio ni final, sino que todo vuelve a girar una y otra vez. Normalmente esta Carta está representada por una especie de bufón con su hatillo, alguien que emprende un viaje y que no parece llevar excesivo equipaje porque parte con la ligereza de lo nuevo. Nos suele hablar de etapas de comienzo de algo nuevo sobre lo que no tenemos un conocimiento previo normalmente; también de la característica de la inocencia, ya sea virtud o defecto.

I - EL MAGO.- El Mago nos habla de una persona más experimentada que el loco, que en su mano tiene el poder para hacer las cosas. Sabe unir el deseo del cielo con los frutos de la tierra. No se le ahorra el trabajo de realizar lo que se proponga, y él tendrá el gozo de contar con la confianza que se deposita en él y la responsabilidad que esto conlleva.

II - LA SUMA SACERDOTISA.- La Suma Sacerdotisa representa la quietud, la introspección. Hay que matizar que el carácter masculino suele entregarse a la acción, mientras que el femenino lo hace más a la ponderación. Esto es muy importante a la hora de descubrir qué nos están intentado decir a través de las cartas según que la figura sea masculina o femenina. Puede que la Suma Sacerdotisa a veces sea vista como un freno para los que desean acción, pero no hay que olvidar que el tomarse un tiempo para meditar las cosas es un buen principio para que éstas se desarrollen de forma inteligente y eficaz. La Suma Sacerdotisa, además, aporta su gran intuición.

III - LA EMPERATRIZ – La Emperatriz es toda energía y abundancia. Sus frutos llegan a cualquiera que a ella se acerque. Es la madre nutricia que cuanto más ofrece más obtiene.

IV - EL EMPERADOR – Es el perfecto compañero de la Emperatriz. Apoyando la abundancia de su esposa, ofrece estabilidad y cordura. Sabe poner las cosas en su sitio, ser justo cuando debe serlo, imponer reglas para obtener fines adecuados. Puede asustar su firmeza, pero habrá que valorar si esa firmeza es apropiada o no en el momento actual según las diferentes cartas que aparezcan en la consulta.

V - EL HIEROFANTE – Nos habla de enseñanza y aprendizaje; de estructuras, de instituciones bajo las que nos sentimos confiados y resguardados. Todo innovador en un primer momente bebe de las fuentes de sus antecesores, escucha sus enseñanzas, se siente integrado en su grupo, y tras ese periodo puede lanzarse a la aventura de su propia creación, partiendo de la base de que él tambíen ha sido creado previamente. Me gusta ver en esto el paralelismo con un pintor tan “rompedor”, tan “transgresor” como Piscasso, quien para “dejar de saber pintar al uso” tuvo primero que aprender la técnica clásica y a partir de ella volver a los orígenes de la inocencia.

VI - LOS ENAMORADOS – La Carta de los Enamorados tiene una iconografía diferente según miremos un Tarot de Marsella o un Rider Waite. En el primero la imagen que se nos muestra es la de un hombre entre dos mujeres, mientras que en el segundo aparece un hombre y una mujer protegidos por un ángel. De esta simbología se extrae el significado, bien puede tratarse del anuncio del amor, o bien de la toma de decisiones en las que los sentimientos son muy importantes.

VII - EL CARRO – La energía, la fuerza, la decisión. Ponerse en camino seguro del éxito. A veces esa seguridad no obedece a la realidad, pero el consultante debe valorar si se está engañando o no.

VIII - LA FUERZA (FORTALEZA) – Esta carta nos muestra como con suavidad pero con tenacidad puede domesticarse incluso a un león. En vez de utilizar la fuerza bruta, aquí se nos dice que la resuelta y paciente tenacidad obra más milagros que la anterior. Además, nos habla de personas tolerantes, que saben aplacar a quienes tienen a su alrededor porque han aprendido a respetarlas sin por ello perder ellos su punto de vista.

IX - EL ERMITAÑO – La soledad o la búsqueda de conocimiento. Normalmente habla de experiencias profundas que deben vivirse en soledad. El ermitaño busca la luz del conocimiento o bien él la da a los demás.

X - LA RUEDA DE LA FORTUNA – Anuncia cambios importantes que de alguna manera nos vienen impuestos desde el cielo. Algo se mueve para que podamos progresar en nuestro aprendizaje.

XI - LA JUSTICIA – La Justicia es la carta que nos habla de las causas y los efectos; si uno actúa con justicia lo normal es que la reciba.

XII - EL COLGADO – El Colgado anuncia tiempos de espera, en principio prometedores. Son sacrificios que se hacen que suponen una parada para tomar impulso.

XIII - LA MUERTE – Aquí se nos habla de finales de situaciones, de crisis que hay que superar para avanzar y tomar un nuevo rumbo.

XIV - LA TEMPLANZA – La carta de la salud y de la armonía. Una carta que también nos habla de paciencia.

XV - EL DIABLO – A diferencia de la carta de Los Enamorados, aquí la pareja que se muestra está encadenada, ¿por qué? Puede haber tantas razones; puede ser una falta de libertad experimentada por una situación obsesiva. A veces el amor no es tal, sino que vive momentos de pura obsesión u obcecación. Nos habla de las pasiones que nos dominan, en vez de dominarlas nosotros a ellas o vivir el amor en armonía. Además puede advertirnos de posibles adicciones, ya sean “enganches” a determinadas personas, ya sea la droga, ya sea el alcohol o cualquier tipo de adicción que mine nuestra libertad.

XVI - LA TORRE – Es una convulsión. Algo se mueve fuertemente bajo nuestros pies para que reaccionemos y no nos acomodemos. Es una forma violenta de despertar.

XVII - LA ESTRELLA – Nos trae buenos augurios de una época luminosa que se abre ante nosotros. Nos puede mostrar que atraemos amistades, que todo lo que está a nuestro alrededor es beneficioso o que tiene visos de serlo.

XVIII - LA LUNA – La Luna representa la oscuridad. El miedo nos asalta en la oscuridad, pero ¿obedece a algo real o es más nuestra propia confusión? A veces creamos fantasmas por falta de luz, pero eso no quiere decir que verdaderamente existan.

XIX - EL SOL – Es la energía viva y radiante. Un niño con una inocencia ya inteligente está dispuesto a resplandecer.

XX - EL JUICIO – Esta carta para mí es una de las más enigmáticas del Tarot. Nos habla de ponderaciones, nos paramos a meditar sobre algo o es necesaria esa meditación. También nos anuncia una liberación. E incluso nos puede hablar de un renacimiento; es decir, un nuevo nacimiento, la posibilidad de volver a iniciar un camino que creíamos perdido.

XXI - EL MUNDO – El mundo es la totalidad. Cuando esta carta aparece suele hablarnos de que nuestro destino se está cumpliendo adecuadamente.
 
 

jueves, 2 de diciembre de 2010

ORÁCULO EL SYMBOLON

El Symbolon, aunque sea un mazo que cuenta con 78 cartas, no puede considerarse propiamente un Tarot pues no sigue su estructura, por tanto prefiero catalogarlo con el nombre genérico de Oráculo.

Sus creadores son Peter Orban, Ingrid Zinnel y Thea Séller, y está editado por AGM AGMüller (Neuhausen am Rheinfall, Switzerland). 

Estas cartas siguen una doble estructura. Por una parte se le da importancia a la visión astrológica de cada carta. Como la Astrología no es mi campo, yo no las utilizo en este sentido, y por tanto, tampoco las presentaré bajo este aspecto. La otra forma de abordarlas es para intentar captar esa personalidad oculta que todos tenemos y que Jung denominaba la sombra. Esa sombra que planea sobre nosotros y de la que apenas somos conscientes. Esa sombra que a pesar de tener el individuo buenos sentimientos, se esconde mostrando aspectos desconocidos de nuestra personalidad.

Estas cartas ni siquiera siguen una numeración determinada, pues los autores no desean encasillarlas sino dejar que fluyan libremente. Esto a veces dificulta el índice para buscar cada carta y estudiarla detalladamente. La edición de AGM AGMüller aporta un libro explicativo de la utilización de esta baraja; el problema es que dicho libro está en inglés y eso dificulta su comprensión para una gran parte de deseosos de aprender este método, por lo que ya son varias las personas que aportan traducciones a partir de sus blogs o páginas web.

He de decir que, normalmente, cuando utilizo este mazo de cartas, lo que busco  son respuestas profundas que tienen que ver con el fondo sagrado de la vida. Y he de decir que suelo recibir enseñanzas y pautas de comprensión y mejora muy satisfactorias.

En los artículos destinados a este Oráculo, no me ceñiré a las traducciones del folleto explicativo, sino que aportaré mi propio punto de vista, basado por supuesto en las indicaciones de los autores.

Tarot Rider Waite

El Tarot conocido como Rider Waite es uno de los más clásicos del mundo cartomántico. Sigue el esquema clásico del Tarot de Marsella, pero, a diferencia de éste, el Rider Waite aporta imágenes detalladas también en los Arcanos Menores  y no sólo en los Mayores, lo que ayuda mucho a la hora de interpretar los mensajes, así como  a memorizar a quienes se inician en estas lides.

Sus creadores fueron Pamela Colman Smith y Arthur Edward Waite. Fue publicada por la Ediorial Rider a comienzos del siglo XIX, y olvidando a la diseñadora, la baraja fue conocida con el nombre de la editorial y del autor.

Para mí es una baraja muy recomendable para todos, pero especialmente aplicable a los principiantes, pues, como ya he dicho y repito, aún siguiendo la base del Tarot tradicional, sus diseños, además de a la intuición, ayudan a la memoria, algo muy de agradecer por quienes están aprendiendo.

En Wikipedia, puedes encontrar información sobre esta baraja y su historia, así como los enlaces a sus creadores.  Si pinchas aquí, accederás el enlace de esta página traducida al español.

Poco a poco, iré publicando los significados básicos de todas las cartas de este Tarot, y añadiré artículos dedicados especialmente a cada carta en particular con matices que espero ayuden al lector.
 
 

TAROT ZEN DE OSHO

Este Tarot conocido con el nombre de su autor, OSHO, fue diseñado por la artista conocida como MA DEVA PADMA. Es curioso pero cuando se da un trabajo conjunto entre un autor y un diseñador, suele olvidarse a éste último, cuando creo que tiene méritos sobrados para que su nombre alcance también la fama dispensada al autor.

Este Tarot, aún siguiendo de cerca los valores tradicionales de Tarot, añade muchas originalidades. En primer lugar, en vez de contar con 22 Arcanos Mayores, se le añade uno más que resulta bastante controvertido, el conocido como EL MAESTRO, y que nos muestra la imagen del propio Osho; pero de eso ya hablaremos cuando tratemos de esta carta en particular.

Por otra parte, los cuatro palos de la baraja reciben unos nombres diferentes. Así, en vez de hablar de Espadas, se usa el término Nubes, significando esas nubecillas que pueden oscurecer a veces la claridad de pensamiento, pero que si se las deja el tiempo neceario terminarán por desaparecer sin más. Los Oros, aquí son conocidos como Arco Iris, mostrándonos la riqueza y variedad de los elementos tangibles de nuestro mundo. El palo del Agua se denomina por lo que representa, ni más ni menos que las Emociones. Y en cuanto a los Bastos, que siempre han transmitido la idea de energía, aquí reciben el nombre del elemento básico de esa carazterística, el Fuego.

Estas cartas son mucho menos pragmáticas que las del Tarot tradicional. Tienen un componente espiritual y de crecimiento perosnal que no debe ser en absoluto desechado, sino que resultan muy recomendables para traer a la meditación de la vida de cada uno, muchos temas.

La baraja se vende con un libro muy instructivo donde Osho explica lo que quiere significar con cada carta. Yo pretendo resumir y aportar algunas cosas desde mi punto de vista, y espero que sirvan de ayuda a quienes decidan utilzar este Tarot.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Esperanza y Acción


Con el inicio del mes de diciembre, que nos conduce a la Navidad, me gustaría hacer una pequeña reflexión con vosotros. En esta reflexión me planteo la importancia de la esperanza, de la confianza y de la accion. Pues nuestra esperanza requiere algo más que confianza en un destino alejado de nosotros; requiere, además, nuestra propia implicación. Ésa fue la gran lección de María: atención, escucha, pregunta, comprensión y aceptación del propio papel de manera activa

Esperar no pasivamente sino con nuestra implicación.


Edward Burne-Jones, La Anunciación


sábado, 27 de noviembre de 2010

Ocho de Bastos y Ocho de Espadas en el Tarot Rider Waite - Meditando con las Cartas del Tarot


Con el Ocho de Bastos en el Tarot Rider Waite, se nos puede estar indicando que algo ya se ha empezado a mover en nuestra dirección y pronto tendremos noticias.

¿Esperas un acontecimiento? Puede que ni siquiera lo esperes, pero lo cierto es que el movimiento ya se ha iniciado y pronto pdrás ver los resultados. 

Mira cómo florecen los bastos. Las noticias pueden traer un nuevo empuje, una fuerza regeneradora. ¡Quién sabe! Pero, lo cierto es que ¡algo empieza a moverse en el horizonte!



¿Y qué crees que podría estar diciéndote este Ocho de Espadas? La persona se muestra inhibida para la acción y para los sentimientos. No ve posibilidades, se encuentra con un muro de espadas que cree no le permiten moverse de ese círculo en el que la tienen constreñida; se cree atada por las circunstancias y parece impedida de todo movimiento. Pero, ¿es esto así realmente? 

El que una persona no vea caminos no quiere decir que no los haya, sencillamente nos dice que la persona, en un momento determinado de su vida, parece habitar en la confusión.

Que alguien se sienta rodeado de un muro que le parece limitante y castrador, puede que nos hable, no necesariamente de la existencia real de tal muro, sino de la inhibición que la propia persona manifiesta, con razón o sin ella.

Y con respecto a sus ataduras, ¡quién no las tiene!, pero si uno se decidirea a ver y a ponerse en movimiento, podría descubrir que tiene la capacidad de quitárselas de encima.

El riachuelo nos muestra que ha secado sus emociones, ¿quizá por miedo a mostrarse como realmente es?

Al fondo se vislumbra una ciudad, un lugar en donde ser acogida, pero es cierto que hay que subir una ladera para acceder a ella. ¿No habrá llegado ya el momento de desprenderse de tanta limitación propia y ponerse en movimiento hacia la realidad de uno mismo?


martes, 23 de noviembre de 2010

¿Sacerdocio de Jesús?

Cuando leo sobre Jesús, observo algo (entre otras muchas cosas) que me llama la atención: nadie dice de Él que sea un sacerdote, sino un Maestro.

Mis conocimientos sobre el mundo judío (y mucho menos sobre la ortodoxia de la época en la que vivió Jesús) no me permiten entablar un debate abierto, pero por lo que veo (teniendo en cuenta otros estudios) Jesús entraba en las sinagogas, oraba y explicaba; pero en ningún momento se hace mención sobre su pertenencia a la clase sacerdotal.

Curiosamente la religión que ha surgido tras la muerte de Jesús ha ido dando preponderancia a la casta sacerdotal como una seguidora fiel de Jesús, precisamente cuando el propio Jesús no lo fue.

El sacerdote, desde tiempos históricos y en prácticamente todo tipo de religión, parece ser alguien que servía de intermediario entre Dios y los hombres. Los sacerdotes practicaban rituales aprendidos durante generaciones y que los demás no conocian ya fuera por no considerarse dignos de tal tarea, por desconocimiento o por desidia, delegando en otros dicha práctica. Además esos rituales, por ejemplo en Egipto, parecían ser exclusivos de la realeza, y los sacerdotes lo ejercían en nombre del rey por imposibilidad física de éste.

A mi me parece que, entre otras muchas cosas, Jesús nos enseñó que podíamos establecer un contacto directo y sincero con nuestro Padre (así llamaba Él al Creador).

¿Quiere esto decir que la labor del sacerdote entonces estaría invalidada? Creo que no necesariamente. El sacerdote es alguien que pasa muchos años preparándose, estudiando concienzudamente muchas cosas que los demás no tienen tiempo o interés para estudiarlas, y por tanto puede ser una gran ayuda para el resto de sus hermanos. Ha adquirido unos conocimientos que otros no poseen y los pone a disposición de todos para ayudarles en la tarea de la vida, y además colaboran en la hermosa obra de enseñar a cada persona a contactar directamente con su Creador por medio de la oración.

El sacerdote como instructor es alguien muy valioso. Instructor, ni siquiera Maestro, pues como dijo el mismo Jesús: "Pero vosotros no os hagáis llamar Rabbi, porque uno sólo es vuestro Maestro, y todos vosotros sois hermanos" (Mt, 23,8).

El sacerdote, hombre o mujer, debe ser alguien entregado a la difusión de la Espiritualidad, una ayuda con no sólo conocimiento sino experiencia de aquello sobre lo que habla; aunque tenga dudas, aunque su fe flaquee de tanto en tanto, es una ayuda enriquecedora, pero sin olvidar que Jesús no fue sacerdote (al menos no parece haber constancia sobre ello) en el sentido en el que hoy se entiende este servicio.

Me gustaría que hoy en día el sacerdote no diera tanta imporancia a su labor de intermediario “imprescindible” entre los hombres y Dios, sino más bien a su labor como maestro, o mejor dicho como instructor. Al fin y al cabo para mí la Buena Nueva es que puedo hablar con Dios directamente con un corazón sincero, porque Dios es un Padre cercano aunque nos cueste mucho verlo.

Existen muy buenos sacerdotes, entre ellos aquellos que me ayudaron aportándome luz y sabiduría, además de mostrarme su fe verdadera; tengo la enorme fortuna de haber conocido a este tipo de sacerdote. Personas entregadas que siempre estaban a disposición de quien los necesitara. Personas preparadas que pueden ayudarnos ante determinadas dudas, aunque uno sea el que deba elegir finalmente. No debemos olvidar que todos vivimos dentro del tiempo y que no todos podemos hacer las mismas cosas, sino que nuestra diversidad puede enriquecernos mucho si sabemos luego compartir los resultados.

El sacerdote como maestro me parece una gran ventaja para la sociedad, sobre ese otro intermediario que a veces, con el tiempo, puede terminar por alejarnos de Dios al considerar los demás que con nuestros propios medios nada podemos si no seguimos rituales específicos de salvación delegados en otros.

Instructores, guías, ayudas. Ésa para mí debe ser la tarea primordial de un buen o una buena representante del sacerdocio.