jueves, 29 de diciembre de 2011

Siempre


-Y sin embargo, a pesar de todo lo que dices, nuestros seres queridos y nosotros mismos partiremos algún día.

-Nunca, absolutamente nunca, perdemos a nuestros seres queridos -afirmo-. Nos acompañan, no desaparecen de nuestras vidas. Simplemente estamos en habitaciones diferentes. No puedo ver lo que hay en el vagón de delante, pero hay gente viajando en el mismo tiempo que yo, que vosotros, que todo el mundo. El hecho de no poder hablar con ellos, de saber lo que ocurre en el otro vagón, es absolutamente irrelevante; están allí. Así, eso que llamamos "vida" es un tren con muchos vagones. A veces estamos en uno, a veces en otro. Otras veces pasamos de uno a otro, cuando soñamos o cuando nos dejamos llevar por lo extraordinario.

Paulo Coelho, Aleph

viernes, 25 de noviembre de 2011

Mi padre ha muerto


¡¡¡Te quiero mucho!!!

¡¡¡Todos te queremos!!!

Gracias por darnos tu amor y apoyo,
pues sabemos que siempre fuimos tu prioridad.

¡¡¡GRACIAS!!!

¡¡¡TE QUEREMOS!!!


martes, 15 de noviembre de 2011

La metafísica de las hormigas

Como ya decía el filósofo en la Antigua Grecia, "Sólo sé que no se nada"; eso es bien cierto, pues saber, lo que se dice saber, muy poquito sé. No conozco las causas ni las consecuencias de la gran mayoría de las verdades del Universo; pero lo que sí puedo es vislumbrar alguna. 

Por ejemplo, desde mi experiencia al consultar las diferentes cartas del Tarot, I Ching y demás, sé que siempre dicen la verdad, que no engañan; otra cosa bien distinta es que acierte siempre yo en su interpretación, aunque ésta con el tiempo se haga patente; y otra cosa también es que a veces, en ocasiones muy contadas, no quieran hablar, pero cuando lo hacen siempre dicen la verdad, y me pregunto: ¿cómo es posible esto? Y entonces pienso en múltiples posibilidades. 

Una de ellas sería que nuestra mente sea mucho más poderosa de lo que imaginamos y perciba y emita en muchísima mayor medida de lo que podríamos suponer.

Otra sería que realmente existan seres por encima de nosotros con una perspectiva más amplia que la nuestra, y que decidan comunicarse con nosotros cuando así se lo pedimos o así ellos lo consideran.

Otra pudiera hablarnos de la existencia de una Inteligencia Universal a la que llamamos Dios, que no podemos alcanzar a entender pero que ella sí lo hace con respecto a nosotros, y que también tiene sus formas de comunicación con quienes deseamos escucharle, y con quienes ni siquiera lo intentan.

Y otra, por supuesto, podría ser la unión y combinación de estas tres fuentes. Pero lo cierto es que existen muchas cosas que desconocemos pero que vislumbramos a partir de los efectos.

Y entonces pienso en las hormigas, aquellas hormiguitas que cuando era niña veía cómo caminaban en fila llevando su comida al hormiguero, y cómo yo me cuidaba mucho de no pisarlas y dar un rodeo para evitar tal peligro. Y me veo como una de ellas. ¿Qué les sucede a las hormigas? Cuando llega la hora de salir del hormiguero, lo hacen de manera bien disciplinada para conseguir el alimento que satisfará las necesidades de todas. Salen todos los días a realizar su labor pero, sin que puedan entenderlo, de repente un objeto extremadamente grande y peligroso les dificulta el camino; ellas no entienden lo que es, pero sí conocen los peligros que les suponen. No entienden, ni siquiera pueden ver el verdadero origen de ese peligro; ellas sólo alcanzan a ver una sombra que se acerca de manera inexorable al lugar que han escogido para trazar su sendero. Ellas no saben qué se esconde detrás, pero nosotros sí, porque nosotros somos el origen de esa sombra que termina en un pie revestido de un fuerte y aterrador calzado para las pequeñas hormiguitas. Nosotros sí sabemos que detrás va todo un cuerpo con piernas, brazos, cabeza; ellas, no pueden verlo ni imaginarlo, pero ahí estamos nosotros aunque ellas no lo comprendan.

¿Y qué hay detrás de nuestro cuerpo y de nuestro entorno conocido? Como las hormigas, nada sabemos de cierto, pero sí podemos vislumbrarlo. Y eso es lo que me lleva a tener muy, pero que muy en cuenta, la metafísica de las hormigas en la que estamos inmersos sin ni siquiera saberlo.
 

jueves, 3 de noviembre de 2011

Oración a María

Hoy necesito hablarte a ti, María, la madre de Jesús. 

Creo que la mayoría de las veces que se habla de ti se hace o bien de manera excesivamente edulcorada o bien siendo tu figura vilipendiada. Pues bien pareciera que tu imagen sirviera para demostrar las mil y una teorías de unos y de otros, y se olvidara casi siempre algo esencial: la persona real que hay tras esa imagen. Y a esa persona, María, quiero dirigirme yo.

Te imagino como una niña llena de esperanzas e ilusiones como las de cualquier niño que confía en un futuro prometedor. Y un día, en tu adolescencia, recibiste una llamada con una gran notica llena de esperanza. Ibas a ser la madre de alguien muy especial. Aquello, te aliviaba de todas la complicaciones que luego vinieron; entre ellas la duda sobre si José te tomaría o no por esposa; luego, la maledidencia de los vecinos que siempre parece haberte perseguido, a ti y a tu hijo; las sosprechas entre murmullos sobre un posible embarazo ilícito. Pero poco importaba aquello, pues te sabías madre de un ser muy especial que iba a liberar a todos los hombres. ¡Qué más podías desear!

Y aunque escuchaste también la profecía de los muchos dolores que padecerías por su causa, no te importó demasiado porque seguramente no imaginabas de qué dolores se trataba.

Pienso en ti y veo tu tristeza cuando tu hijo decidió emprender un camino que, además de peligroso, lo alejaba de ti. Y entonces empezaron las presiones familiares. Al fin y al cabo una mujer viuda tenía que escuchar al resto de sus familiares que no parecían muy de acuerdo con los caminos emprendidos por Jesús. Y te hicieron llegar a él para pedirle que abandonara aquel despropósito.

Y tu hijo contestó tan duras palabras, que, aunque sabías que no eran dirigidas a ti sino a quienes no comprendían sus caminos, tuvieron que dolerte: por ti, por él, por todos.

Y un día llegó lo irreparable, ver cómo tu hijo era entregado a la justicia como un vulgar delincuente cuando lo único que había hecho era el bien. Y entonces me pregunto, María, ¿qué oración dirigiste a Dios? ¿Qué oración dirigiste a Adonai a quien tu hijo se atrevía a llamar "Papá"? ¿Fue una oración de queja, de sumisión, de esperanza? ¿Fue acaso una oracion en la que expresaste tu confianza? 

¿Qué oración dirigiste a tu Dios, María? ¿Puedes enseñármela a mí que me debato en la confusión, el dolor y la duda? ¿Puedes enseñármela, María?


miércoles, 2 de noviembre de 2011

La Razón y el Corazón

Durante mucho tiempo estuve recibiendo instrucciones que me decían que no le hiciera caso al intelecto y que me moviera más por el corazón. Me parece un buen consejo pero creo que hay algo muy importante que matizar.

Yo creo que tenemos la capacidad de razonar por algo. Nuestra capacidad intelectual tiene que ser desarrollada. Estoy de acuerdo en que uno no debe detenerse en lo mental sino ahondar en lo “sentimental” (valga el juego de palabras), pero también me doy cuenta de que, en muchos casos, sin un entrenamiento racional e intelectual, se pueden o bien detener los pasos del crecimiento interior, o bien sacarlos completamente de quicio.

A veces me asusta ver con cuanta frivolidad se habla de aquello que no se conoce. Con cuanta sin razón se consideran válidas supuestas intuiciones que sólo dañan en lugar de aportar soluciones. Creo que uno, normalmente, debe prepararse para establecer un juicio crítico incluso sobre las intuiciones que recibe, pues si no, el ser humano no puede ejercer la libertad.

La libertad exige un enorme conocimiento, una profunda consciencia, y, desde mi punto de vista, para ampliar la consciencia es un buen camino el ejercitamiento del intelecto. Sin detenerse en él, sino, por supuesto, vivenciándolo; es decir, poniéndolo en práctica, pues las teorías son sólo teorías, pero lo importante es comprobar vivencialmente lo que es real.

Creo que el corazón también tiene su inteligencia; y que la inteligencia, bien utilizada (es decir, haciéndola un instrumento en lugar de un fin), es una excelente vía para el corazón, siempre y cuando el conocimiento acumulado se desempolve y se ponga en movimiento.


miércoles, 26 de octubre de 2011

15 - LA VERBALIZACIÓN DE LAS EMOCIONES

Qué difícil resulta en muchas ocasiones expresar los sentimientos. Queremos hacerlo pero no podemos, bien porque no sabemos expresar adecuadamente aquello que sentimos, bien porque quien nos escucha tampoco logra entendernos. Y es en esos momentos cuando ese Mercurio alado nos viene a ayudar y a pedirnos que nos soltemos.

Para expresar algo de nuestro interior, lo primero que necesitamos es reconocerlo. ¿Ves la luna eclipsada en el cielo? Eso nos indica que algo nos mantiene ciegos a lo que de verdad sentimos; no queremos verlo y por eso nos tapamos los ojos en señal de duelo, pero es un duelo que más que tristeza indica falta de claridad.

Mercurio, ese mensajero celestial, ese ángel que todos llevamos dentro, nos dice que lo primero que tenemos que hacer es recapacitar y querer ver. Para eso está él; si imaginas un interlocutor sincero puede que te sea más fácil entablar una conversación con esa parte profunda de ti que muchas veces ocultas a los demás, y lo que es más peligroso, a ti mismo.

Sí, a veces esta tarea es necesario realizarla en soledad; otras, nos viene bien alguien que nos escuche con atención y sin juzgarnos. Pero lo importante es abrir el corazón y la mente, y hacerlo a la vez para descubrir lo que realmente nos mueve; para luego, poder verbalizarlo, poder expresarlo abiertamente y de forma serena.

Se necesita una gran claridad para poder mostrar al exterior todo lo que llevamos dentro. Es una tarea que merece la pena, pues de otro modo, bien pudieran manifestarse nuestras necesidades emocionales en enfermedades que nada bueno aportan.

¡Resulta tan necesario expresar correctamente las emociones, en lugar de aumentar los equívocos con cada palabra no dicha o dicha malamente!



lunes, 17 de octubre de 2011

¿Medidas ilícitas contra el mal?

Hace días vi la película Valkiria, una nueva versión que cuenta uno de los atentados más famosos cometidos contra Hitler. El caso es que, independientemente de los valores cinematográficos de la cinta, me impresionó un dato que mencionaban en ella; se decía que Hitler había sufrido 15 atentados infructuosos. Aquello me dejó perpleja puesto que no sabía que habían sido tantos. Buscando en Google (herramienta muy rica y poderosa) averigué que algunos opinan que oficialmente probados hubo 9 atentados, pero otros incluso aseguran que se especula con la posibilidad de que se hubieran producido 42 a lo largo de su vida.

Pero bueno, vamos a lo que vamos. Independientemente de la exactitud del número, lo que parece claro es que hubo un número alto de atentados contra él, lo que prueba que además de sus seguidores también había muchos que no estaban conformes con el daño que estaba haciendo al resto de la humanidad y buscaban formas de detenerlo.

El caso es que, como yo tiendo a valorar todo buscando una respuesta religiosa, metafísica o como quiera llamársele, me cuestioné algo que me dejó muy preocupada. Me pregunté por qué Dios había permitido tantos fracasos a la hora de intentar matar a alguien que estaba provocando tanto mal. Y entonces me vino una respuesta a la mente que me ha dado mucho que pensar:


"Nunca consentiré medidas ilícitas contra el mal"


Me quedé perpleja, pero bien mirado es algo muy lógico, y eso me ha hecho pensar mucho más. Es verdad que no podemos utilizar aquellos mismos medios con los que no estamos de acuerdo. Por ejemplo, en mi opinión, no podemos usar la pena de muerte amparándonos en su supuesta legalidad para castigar un crimen.

El caso es que a los pocos días vi otra película que trataba también de este mismo problema: de cómo combatir el mal con medidas éticas en vez de con medidas reprobables. La película en este caso se titulaba Reglas de Compromiso y contaba el juicio a un militar al que se acusaba de haber disparado contra una multitud pacífica. Lo curioso del caso es que dos altos cargos conocían y tenían pruebas de que aquella multitud estaba armada y disparaba a matar en contra del supuesto pacifismo que se decía mostraban; pero, para no tener problemas políticos y para no quedarse sin su puesto de trabajo, deciden, uno de motu propio y otro bajo coacción, ocultar las pruebas. Entonces, volví a pensar en aquellas palabras: "Nunca consentiré medidas ilícitas contra el mal", y lo vi mucho más claro.

Combatir el mal supone mucho esfuerzo; esfuerzo moral, físico y mental. Aplicar la justicia no es nada fácil en un mundo, que digamos lo que digamos, no la valora, sino que siempre pretende que esté de su parte en lugar de buscar la parte objetiva y la responsabilidad humana.

No hay que confundir la espada que lleva la justicia en su mano con comportamientos agresivos, sino con la que llama a la claridad y a la acción, pero una acción ética, una acción valorada, una acción que parte del conocimiento y de la valentía, no de la copia de aquello que uno pretende combatir, y mucho menos de la cobardía que busca el beneficio propio en vez de la justicia.

Tampoco hay que confundir los ojos vendados de esta figura con la falta de visión, sino con la profunda y penetrante visión interior que no se deja engañar ni engatusar por lo aparente.

Es verdad, ponerse del lado del bien implica muchos riesgos y mucho trabajo, así como mucha sabiduría y buen hacer. No parece resultar nada fácil, pero... ¡quién dijo que lo fuera!



jueves, 6 de octubre de 2011

El Ocho del Arco Iris en el Tarot Zen de Osho

El Ocho del Arco Iris me parece una carta muy hermosa. Se llama LO SIMPLE Y LO ORDINARIO, y nos hace un llamamiento hacia la vida sencilla; esa que todos anhelamos pero que, a veces, se malinterpreta y termina por perder valor para muchas personas. 

En la vida hay que saber disfrutar de la sencillez. ¿De qué te valen los actos públicos de homenaje si en tu interior estás insatisfecho? Lo importante no son esos actos, lo importante es tu esencia, y en la vida sencilla puedes encontrarla porque no hay lugar al que huir; se trata de vivirla con alegría, con esa sensación de plenitud que da la satisfacción.

No estamos hablando de contar a los vecinos que estuvimos aquí o allá, viendo esto o aquello; se trata de saber disfrutarlo de verdad, no por la imagen, no por el prestigio, sino por la pura realidad. Y el mayor disfrute está en lo sencillo más que en lo complicado; en aquello que no requiere vanos esfuerzos sino el prestarse a vivir el momento.

Agradece y valora la vida sencilla y no te ahogues en vanas pretensiones que te alejan de ti mismo.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Dificultad de la Meditación

Es curioso pero algo que nos hace tanto bien como es tomarse unos minutos para meditar, resulta una tarea sumamente complicada. ¿Por qué?

En ocasiones la respuesta parece hallarse en la falta de tiempo, aunque, bien mirado, tampoco hace falta tanto tiempo.. o  es que diez minutos es un tiempo excesivo. Diría más bien -y me incluyo- se trata de una falta de voluntad, y ¡por qué no! de constancia también.

Pero además es que solemos complicar las cosas más sencillas, y nos escudamos en razones del tipo: "no medito porque no conozco una técnica adecuada". ¿Es esto posible? Hasta cierto punto sí, pues nos alejamos tanto de nosotros mismos que olvidamos lo más obvio: permanecer quietos y serenos y ver qué pasa.

No digo yo que no sea bueno aprender técnicas que nos ayuden, pero esas técnicas tienen que servirnos de ayuda, no de excusa para no realizar tareas importantes para nosotros.

Me ha parecido muy interesante este texto de Osho en el que habla de esa dificultad en determinadas técnicas de meditación que no sirven de ayuda pero sí de cierta vanagloria. Os invito a su lectura y a su posterior reflexión.

"Estas técnicas parecen muy sencillas; lo son. Pero no dejes de probarlas porque parezcan tan simples. Puede que no desafíen a tu ego, pero pruébalas de todos modos. Sucede siempre que nunca intentamos las cosas simples, porque pensamos que son tan sencillas que no pueden ser verdad. Y la verdad siempre es simple, nunca es compleja. No hay necesidad de que sea compleja. Sólo las mentiras son complejas. No pueden ser simples, porque si son simples serán descubiertas inmediatamente.

Y porque algo parece simple, pensamos que de ello no puede resultar nada. No es que de ello no pueda resultar nada; lo que pasa es que nuestro ego sólo se siente desafiado cuando algo es muy difícil. Muchas escuelas y muchos sistemas han complicado sus métodos simplemente debido a ti. No hay necesidad, pero tienen que crear complejidades, trabas innecesarias, para hacerlos difíciles y que tú te sientas bien porque tu ego se siente desafiado. Si algo es muy difícil y sólo unos pocos pueden hacerlo, entonces sientes: Ahora sí; esto es lo que hay que hacer, porque sólo unos pocos pueden hacerlo; raramente puede hacerlo alguien.
Estos métodos son absolutamente simples. Shiva no te está teniendo en cuenta. Simplemente está describiendo el método exacto tal como es, de la manera más sencilla posible. Lo más telegráficamente posible, sólo los requisitos escuetos. Así que no busques ningún desafío para el ego. Estas técnicas no son para lanzarte a un viaje de engrandecimiento del ego. Puede que no te supongan un desafío, pero si puedes probarlas, te transformarán. Y el desafío no es bueno, porque con el desafío te pones febril, te vuelves loco.


Osho, El libro de los secretos


viernes, 9 de septiembre de 2011

El Tarot y los errores de interpretación

Resulta difícil comprender que el Tarot no es un instrumento matemático y que está sujeto a múltiples interpretaciones, en lugar de a una sola limitada y concreta, y eso nos lleva a una imprecisión que hay que valorar. Sí, imprecisión a la hora de traducir; algo que me resulta muy lógico pues, tal y como yo lo veo, el Tarot es una ayuda, pero no se trata de que "alguien" haga los deberes por nosotros, sino de que nos dé pistas que puedan servirnos de consejo para nosotros mismos actuar.

Como digo, la interpretación es difícil y abierta. Se nos ofrecen posibilidades, pero no necesariamente concreciones que nos hagan hacer trampas con la vida y no vivirla con sus incógnitas y misterios aunque sí con una valiosa ayuda. 

Imagina que estás en una universidad y tienes a tu disposición un tutor que puede resolverte dudas, pero no dándote las respuestas concretas, sino ayudándote a buscar y encontrar por ti mismo. En realidad es algo fácil de imaginar si tienes en cuenta el método socrático de enseñanza: responder con preguntas.

Pero muchas personas no desean esto, sino que quieren obtener respuestas muy directas que les permitan anular su propia responsabilidad. Además, también existen errores en los tarotistas al pretender dar una única respuesta inequívoca basados muchas veces en sus propios prejuicios; unos prejuicios que, por muy abiertos y liberales que pretendamos ser, todos tenemos.

El tarotista no tiene la verdad absoluta, y es bueno valorar los múltiples aspectos en una tirada en vez de decidirnos por el camino de la intransigencia. Me gustaría, a modo de ejemplo, comentar alguno de estos errores para valorar hasta dónde puede uno equivocarse y tergiversar en vez de ayudar.

El idioma del Tarot es muy rico, tanto que a veces cuesta trabajo darse cuenta de lo que una carta expresa en una tirada determinada. Si bien cada una de las diferentes cartas del Tarot tiene un significado básico, cuenta además con múltiples variantes que hay que saber estudiar para intentar comprender el adecuado en cada tirada; algo, que como podrá imaginarse, no es tarea fácil.

El problema surge muchas veces cuando el tarotista se aleja en demasía de ese significado básico para adaptarlo a su propia ideología y eso acaba por arruinar la lectura. Por ejemplo, en una ocasión, al inicio de un nuevo reto laboral, una tarotista -con la mejor de las intenciones- hizo una traducción completamente errónea de una carta. En este caso concreto se trataba de El Diablo. Esta carta tiene un significado básico que nos sugiere falta de libertad, obsesión, sumisión, dominación, etc. La tarotista en cuestión dijo que para ella esa carta tenía un fuerte componente sexual y que, por tanto, la aparición de dicha carta en aquella tirada significaba que en el nuevo ámbito laboral iba a darse una pasión amorosa.

Por supuesto esta interpretación era totalmente erronea, siendo la correcta la opresión que iba a experimentar en ese lugar; una opresión que me hacía sentirme atada a algo que no deseaba y que lo iba a vivir malamente, como así fue. Por supuesto que también puede existir una interpetación que nos lleve a la pasión amorosa de la que la tarotista hablaba, pero siempre teniendo en cuenta que se estaría tratando de una pasión, de una obsesión que por supuesto nubla el entendimiento y la libertad. El error de esta persona creo que estuvo por una parte en considerar únicamente un aspecto de la carta, en no relacionarlo con el tema que en este caso era lo laboral y en aplicarle una visión sumamente positiva a lo que no es necesariamente así, pues las connotaciones de El Diablo suelen ser negativas por más vueltas que le demos.

Siguiendo con la misma carta, a veces se sugiere que su aparición anuncia una entrada de dinero. En mi opinión, al no alejarnos del significado básico de la carta, en el caso de que se tratara ciertamente de una entrada de dinero, probablemente nos esté anunciando los problemas derivados de ello; por ejemplo, puede suceder que una entrada de dinero genere dependencias que no conduzcan a un buen fin.

No me parece prudente alejarse del significado básico de la carta y valorar en exceso los secundarios. Tampoco creo que el lector de cartas deba definir de manera excesivamente cerrada una carta que puede contener múltiples interpretaciones. Creo que la labor consiste en valorar las posibilidades y meditar sobre ellas, en vez de dar una respuesta limitada a la riqueza de la vida.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Buscando el sentido de la vida

Tras este periodo vacacional, se me ocurre adentrarme en un terreno filosófico al que no parece hallarse una respuesta clara: el sentido de la vida

Sí, durante milenios el ser humano se ha venido preguntando qué sentido tiene la vida, en el caso de que lo tenga. Y es que si no conocemos nuestro origen de manera inequívoca, a veces resulta difícil concluir si a partir de ese origen todo tiene un fin, una meta; o, si por el contrario, la vida es fruto de una "casualidad" y por tanto carente de un sentido predeterminado. Es decir, podemos partir de una idea que nos lleve al cosmos, a la unión, a la armonía; o bien hacerlo desde el caos y el consecuente sinsentido.

Lo que parece claro es que a este gran enigma tenemos que enfrentarnos de manera personal cada uno de nosotros para hallar su respuesta, y pudiera ser... por qué no... que ahí se encontrara el gran sentido: en la aventura que implica encontrárselo.

Muchas veces, por circunstancias, por momentos difíciles y demás, perdemos de vista el valor de las cosas, y ¡qué duda cabe! que en esas ocasiones, más de una vez perdemos precisamente el sentido de nuestra vida, e incluso vamos más allá y nos preguntamos por el sentido general de la misma. Y vuelvo a hacerme la gran pregunta: ¿y si el sentido fuera precisamente el proceso de encontrarlo? Un proceso que implicaría valorar la vida, valorarla por ella misma, valorarla porque nos pacece digna de ser vivida, valorarla por lo que es más que por su supuesta utilidad.

Creo que es algo hermoso dar un sentido a la vida que nos permita apreciarla, con todo lo que ello implica. Aprender a apreciar la vida podría darle un enorme sentido, y creo que merece la pena realizar este cometido. Quién sabe, pero a lo mejor uno de los grandes sentidos de la vida consista precisamente en buscarlo y ponernos a la tarea de encontrarlo.


domingo, 3 de julio de 2011

Vacaciones de Verano



Un año más llegó el verano y con él un tiempo de parada para este blog. 

Nos vemos, si Dios quiere, en Septiembre. 


¡¡¡Felices Vacaciones a Todos!!!


miércoles, 29 de junio de 2011

XII - EL COLGADO

EL COLGADO es la carta número XII de los Arcanos Mayores en el Rider Waite.

Como podemos ver, se nos muestra una figura colgada boca abajo en la rama de un árbol. Sus manos parecen atadas, su cabeza está rodeada de un halo dorado; y en cuanto a sus piernas están cruzadas de igual forma que la figura de EL EMPERADOR, en la carta IV, pero en esta ocasión, además de estar boca abajo, una está atada al árbol y la otra parece suelta en una espera tranquila a que los acontecimientos se desarrollen.

Aunque la carta en principio pudiera parecer no demasiado tranquilizadora, cuando nos fijamos en el aspecto de la figura no acabamos de intuir que se encuentre preocupada. Sencillamente se trata de alguien que entiende que para obtener algo en la vida también hay que saber sacrificarse, además de dar tiempo a las circunstancias.
En una lectura nos suele hablar de una cierta postergación de aquello que deseamos. Algo parece bloqueado y lo mejor que podemos hacer es tomárnoslo con filosofía y permitir que esta experiencia nos ayude a crecer interiormente. No olvidemos la luz dorada que rodea el rostro de nuestro personaje; la claridad de la mente y del espíritu así como de la intuición.

Ante los obstáculos o demoras con los que nos vamos encontrando en la vida, no hay que desesperarse sino que sencillamente hay que saber aguantarlos. Ése es, a mi juicio, el mensaje principal de esta carta.

sábado, 25 de junio de 2011

14 - LAS DOS CARAS DE EVA

Las Dos Caras de Eva es una carta que nos habla del conflicto que surge al no saber conciliar los diferentes papeles que asumimos en la vida.

Observemos bien el diseño. Una mujer se mira ante un espejo, pero ¿qué es lo que ve? Parece que ninguno de los reflejos nos muestra a la mujer que vemos de espaldas, ya que el vestido difiere en las dos imágenes reflejadas ante ella. ¿Por cuál de estas imágenes optará? Y lo más importante: ¿debe optar por alguna en concreto o asumir la duplicidad de papeles?

En un extremo del espejo vemos a una madre amamantando a su hijo; mientras que en el otro lado, aparece una mujer muy bien arreglada, incluso luce una corona y unos pendientes que no aparecen en su compañera; diríamos que se trata de una mujer muy sensual. Si nos fijamos en la cómoda, en el lado de la madre están desparramados unos juguetes, mientras que en el de la mujer sensual aprecen una hermosa rosa y olorosos perfumes.

Sí, una mujer tiene que asumir estos dos aspectos, pero no siempre sabrá reconciliarlos. Por una parte es la ternura personificada, y por otra es la pasión y la elegancia. No sólo se trata de que sea madre de un  hijo real, sino de que en muchas ocasiones asume ese comportamiento, ya sea con su marido, con los amigos, con los familiares e incluso con los desconocidos; el papel de madre nutricia que ampara, cuida y alimenta. Pero también está ahí dentro del mismo personaje la mujer que disfruta con la belleza, con el erotismo, con la sensualidad, con el placer.

Si eres hombre, no creas que esta carta no se refiere también a ti. Aunque las cartas del Symbolon utilicen arquetipos, pueden estar dirigidas a cualquiera de ambos sexos. Un hombre también puede ser un padre tierno y protector, o un galante seductor.

Pero, la carta advierte de varias cosas, dependiendo de la posición en la que aparezca. Puede señalar que se está priorizando un papel por encima del otro, y que no hay que descuidar que en la vida ambos son importantes. Puede indicar que la persona que se enfrenta a esta carta, tiene muchas dificultadas para conciliar ambos aspectos. Y puede indicar que lo que hay que hacer es aceptar esta duplicidad de papeles y llevarlo lo mejor posible. ¿Por qué no ser una madre y adornar el mundo también con la sensualidad y el sentido de la belleza?

domingo, 19 de junio de 2011

OROS - BREVE RESUMEN DE SUS SIGNIFICADOS


Los Oros representen el elemento tierra; lo pragmático, la posibilidad material de creación.

AS DE OROS – La gran oportunidad de que, poniendo el trabajo y el tesón necesarios, las cosas se desarrollen como deseamos. Digamos que responde mucho a esa historia que nos habla de quien se queja porque nunca le toca la lotería y Dios le dice que lo que tiene que hacer en primer lugar es comprar el billete para que pueda resultar premiado.

DOS DE OROS – La diplomacia, la negociación. Es una persona que sabe negociar bien las situaciones y dar un ten con ten cuando se hace preciso. Se trata de alguien que en vez de enfrentarse a los elementos contra corriente, sabe situarse a su favor.

TRES DE OROS – La maestria y la obtención de algo permanente en unión con un equipo. No se trata de la persona aislada sino de alguien que consigue sus objetivos dentro de un equipo. Puede ser alguien que consigue ganar una oposición, o cualquier tipo de situación estable para la que se ha preparado con gran éxito.

CUATRO DE OROS – El ahorro. Se trata de alguien a quien no le gustan los cambios y trata de retener lo ya obtenido, sin darse cuenta de que, a veces, el hecho de retener impide el crecimiento. Es verdad que el ahorro es bueno en ocasiones, pero también lo es que hay que confiar en el flujo de la vida y no cortarlo porque si no los éxitos obtenidos en vez de producir más se agostan.

CINCO DE OROS – El sentimiento de exclusión, de pérdida. Quien obtiene esta carta se siente rechazado y no sabe mirar a quien de verdad lo acoge.

SEIS DE OROS – El apoyo, la generosidad. Esta carta nos habla de retribuciones; a veces pedimos, a veces damos, pero lo cierto es que en una o en otra situación estamos recibiendo algo.

SIETE DE OROS –
La espera productiva. Uno ha sembrado y ahora es el momento de esperar pacientemente los resultados.

OCHO DE OROS – Alguien que se dedica concienzudamente a una tarea. Puede que no la haga de forma rápida, pero poco a poco va progresando en sus resultados.

NUEVE DE OROS – La persona que se siente complacida y orgullosa de sus logros, que, podría decirse, los ha conseguido por ella misma. Sabe disfrutar con elegancia de la belleza que la vida le depara, y sabe ser fuerte e incluso sacrificarse en aras de un bien mayor. Si tiene que esperar, lo hace, pero no se vende a otras ideas que no comparta.

DIEZ DE OROS – Como en el diez de copas, aquí es la felicidad lo que nos rodea. Una felicidad quizá más centrada en el orden establecido, en el terreno económico y social, más que en el sentimental. Se alcanza una situación en la que todo parece estar donde debería.

PAJE DE OROS – Una oportunidad para que las ideas se conviertan en logros está apareciendo ante el consultante.

CABALLERO DE OROS – Se trata de la persona que obtiene frutos gracias a su persistencia y tesón, a no adelantarse, a ir dando los pasos adecuados y seguros. El peligro es cuando tanta búsqueda de suelo firme donde pisar le impide a veces actuar más enérgicamente. Quien monta este caballo es alguien que busca solidez, pero a veces las orejeras que le ha puesto a su montura pueden entorpecerle el camino. Incluso podría correr el peligo de convertirse en alguien excesivamente testaduro, con una falta de flexibilidad para cambiar de rumbo si eso se hiciera necesario.

REINA DE OROS – La mujer capaz de realizar y hacer material y efectivo aquello que se proponga.

REY DE OROS – Es una persona que sabe ver las oportunidades y manejarlas. Tiene una gran capacidad resolutoria y poder adquisitivo y la sabiduría para conseguirlo.

jueves, 16 de junio de 2011

XI - EL AVANCE

EL AVANCE es la carta número XI Tarot Zen de Osho.

Vemos a un joven que, con una fuerza arrolladora, destruye los muros que lo mantenían oprimido. De su plexo solar surge una poderosa luz. Ha logrado vencer su ira, y su desbloqueo no obedece a la violencia ciega sino a un profundo despertar.

La carta nos puede enseñar cómo los bloqueos, las ataduras, se superan aplicando la consciencia serena y franca; no con engaños ni revanchas ciegas.

Y, por supuesto, una vez descubierto el problema, se necesita dar el paso adelante que nos lleve a la acción. Ha llegado el momento de avanzar lúcidamente.

domingo, 12 de junio de 2011

Predicciones nocivas

A la hora de atender determinadas consultas de Tarot, parecen existir dos tipos de prejuicios que pueden dificultar mucho la ayuda que el Tarot nos brinda.

Uno de esos prejuicios es considerar como predicción fija e inamovible lo que debería verse como un punto importante para reflexionar sobre posibles peligros que una situación, si no se encara de la manera adecuada, puede ocasionar. Por ejemplo, muchos tarotistas se lanzan a predecir como algo inapelable un divorcio; mientras que quienes hablan a través de las Cartas lo que están haciendo es señalar la posibilidad de que éste se lleve a cabo, y por tanto la necesidad de reflexionar si uno lo desea o no, y poner los medios para su superación.

Otro de los prejuicios es la consideración de que determinadas circunstancias negativas en nuestra vida estén sucediendo porque seamos o no víctimas de un maleficio o bien un "mal de ojo" de alguien que no nos quiere demasiado bien.

Pongo ante vosotros este texto extraído del libro Tarot y Constelaciones Familiares, de Daniel Rodés y Encarna Sánchez, en el que se aborda esta temática que, aunque en el libro vaya dirigido a la influencia generacional, creo que puede aplicarse también a la individual. Os invito a su lectura:

¿Qué ocurre con las maldiciones?
Cuando alguien pronuncia una maldición y ésta es asumida, se convierte en un patrón mental para las generaciones siguientes. Las maldiciones existen, pero no como una misteriosa energía que pulula por el ambiente, sino como órdenes asimiladas por el inconsciente.
Las sentencias o maldiciones son órdenes a cumplir en el futuro. Todas las magias y supersticio­nes del mundo se basan en este principio. Cuando la persona recibe la maldición y se la cree, le da poder. Por eso a las personas escépticas estas maldiciones no pueden hacerle daño. Al ser creacio­nes de la propia mente, hace falta una mente predispuesta a crearlas. Por ejemplo, cuando un mago vudú quiere hacer daño a una persona y clava alfileres en un muñeco, la víctima debe ser informada de ello. De lo contrario, no se produce ningún efecto.
Muchas personas que se dedican al Tarot sin la suficiente comprensión o preparación moral sue­len dictar sentencias como: «Te va a pasar esto». Es una grave irresponsabilidad, pues hay presuntos tarotistas que se dedican a vaticinar graves enfermedades, accidentes e incluso muertes. El peligro estriba, como ya se ha dicho, en que si alguien se lo cree su mente puede atraer esos peligros a su vida. El Tarot no fue creado para esa clase de adivinaciones fraudulentas, sino como un medio para conocernos mejor y descubrir nuestras diferentes facetas psicológicas y espirituales. Cuando traba­jamos en nuestro árbol genealógico, a veces surgen estas sentencias o maldiciones que pueden mar­car a toda una familia. El mayor perjuicio se produce cuando son maldiciones generales: se maldice a todos los hombres, todas las mujeres, todas las personas de un pueblo o un país, etc.
Daniel Rodés y Encarna Sánchez,
Editorial Océano

A veces me da mucha pena cuando veo que algunos tarotistas -como muy bien señalan los autores de este libro- reafirman los miedos de los consultantes, en vez de darles el justo valor y ayudar a la persona en su maduración en vez de crearles más miedos que les hagan dependientes.

Sí quiero señalar otra cosa muy distinta, y es el tema de la influencia que puedan desarrollar la fuerza de nuestros pensamientos. Y entonces sí, quizá deberíamos aprender y disciplinarnos en su control, en lugar de permitir que los malos pensamientos y sus influencias negativas sean más fuertes que los buenos... ¡que también los tenemos! Pero esto, quizá, deba de ser tratado en otro artículo más adelante.


jueves, 9 de junio de 2011

13 - EL DESAFIANTE

¿Qué tenemos aquí? ¿Un niño enfadado? ¿Puedes reconocerte en él? En la carta de El Symbolón conocida como, EL DESFIANTE, EL TERCO, o EL QUE SE OPONE, podemos ver muchas cosas.

El niño se ha enfadado; rompe sus juguetes, los tira en actitud violenta y se marcha dando un portazo, mientras la madre, con sus brazos en jarra, espera su regreso. ¡Ya se le pasará! Y si no... ¡peor para él!

Los nubarrones en el cielo adornan este decorado dramático. Sí, la vida a veces no está por la labor de concedernos todos los caprichos que le pedimos, y por más malas caras que pongamos, no va a cambiar de opinión si ve que no resulta conveniente. Pero el niño no se detiene a pensar en lo que es o no conveniente sino sencillamente en lo que desea él en el momento preciso que lo pide.

Además, el niño, ante la negativa de la madre a ceder a sus requerimientos (puedes leer Vida, en lugar de "madre"), se siente dolido y falto de amor; piensa erróneamente que sus seres queridos le han abandonado al no ceñirse a sus demandas. Se ve solo, injustamente tratado, y ante la impotencia que siente sólo ve una salida: el enfado, el berrinche, la huida ruidosa para obligar a los demás a reaccionar; pues no hay que en gañarse, nuestro pequeño heroe no busca en absoluto abandonar el escenario, sino que sólo lo simula para provocar una reacción más acorde con sus deseos. Pero ¿conseguirá que los demás se pliegen por fin a sus demandas? A lo mejor resultaría más conveniente que este pequeñín enfurruñado que todos llevamos dentro cuando se nos impide la realización de nuestros deseos se parase a considerar en la conveniencia de los mismos. 

El muchacho tendrá que terminar por reconocer que la Vida es mucho más sabia que él, y que muy probablemente este enfado permita, con el tiempo, que nuestro pequeñín  se haga adulto de una vez.


domingo, 5 de junio de 2011

XI - LA JUSTICIA


La Carta número XI en el Tarot Rider Waite es LA JUSTICIA. Vemos a una mujer serena y majestuosamene sentada sobre un trono flanqueado por dos columnas. Dos columnas; para mí eso nos habla de equilibrio.

La mujer ostenta una corona, con una piedra preciosa justo en el centro. Me parece, por tanto, estar viendo el "tercer ojo". Por supuesto, la Justicia tiene que saber utilizarlo para obtener el conocimiento necesario a la hora de contemplar las causas y sus efectos; porque de eso nos habla LA JUSTICIA: de causas y efectos.

En su mano izquierda sostiene una balanza que intenta equilibrar. Y en su mano derecha alza una espada: la rectitud, la decisión tras un análisis detenido y pausado.

La carta de LA JUSTICIA nos habla de que todo efecto tiene una causa, y que, por tanto, debemos considerar muy bien lo que hacemos ya que tendrá consecuencias.

LA JUSTICIA es noble y transmite serenidad, equilibrio y decisión.

Aquí la vemos ataviada con una túnica roja. Sin embargo, a mí me gusta verla vestida del color rosa. ¿Por qué? Porque el rosa es el color del amor; y LA JUSTICIA no puede ser "justiciera", sino "justa" que es muy distinto. LA JUSTICIA no puede actuar sin amor, porque de otro modo ¿dónde estaría nuestra salvación?

lunes, 30 de mayo de 2011

El poder del amor



"Sólo puedes sentir atención cuando sientes cariño por algo, 
lo que quiere decir que verdaderamente lo amas".

J. Krishnamurti


Esta frase la entresaqué de un libro escrito por Paz Tordesillas, y titulado "Cómo desarrollar la inteligencia emocional". Y la autora, psicóloga por cierto, añade:

"Sólo nos puede porporcionar alegría 
aquello que hacemos con cariño y atención".


Como diría un personaje de un conocido viedojuego:

"¡Da que pensar, eh!"



jueves, 26 de mayo de 2011

12 - EL ÁNGEL

La Carta llamada EL ÁNGEL está asociada al signo Piscis y al planeta Neptuno. El Ángel es sabio, conoce de manera intuitiva, lleva la chispa divina en su interior. El Ángel nos conecta con nuestra esencia y con los sentimientos. Lleva el agua que cura las emociones propias y ajenas, pues como con todos los ángeles, su influjo es sanador. 

Pero darse cuenta de que uno lleva la chispa divina en su interior a veces cuesta mucho. Y ese desconocimiento puede alejarnos de la verdad, y hacernos por una parte soñadores que viven falsas ilusiones, o por otra convertirnos en seres incrédulos y faltos de esperanza.

La chispa divina, la intuición, la llevamos en nuestro interior, es cierto; pero eso tiene que manifestarse de manera efectiva y no practicando un autoengaño o una falta de alicientes e ilusiones.

El ángel de la carta puede estarte indicando que tienes que enfocarte en tu consejero interior y divino, y confiar más en las intuiciones que te transmite si no las obstaculizas. Los ángeles nos sanan porque conectan con nuestra realidad y no con sueños falaces por excesivamente optimistas o demasiado pesimistas. La realidad es divina; la mentira, ya sea positiva como negativa, no lo es.

Recuperar esa vía intuitiva resulta de gran importancia para nuestro desarrollo como criaturas procedentes de Dios.


lunes, 23 de mayo de 2011

11 - EL BUFÓN

EL BUFÓN nos remite al signo de Acuario y al planeta Urano.

La figura nos mira con una sonrisa que pudiera indicar una cierta socarronería. Está preparado para iniciar un camino hacia una meta no claramente definida pero con la esperanza y confianza del neófito en encontrar un verdadero tesoro al final de este trayecto. Esa meta, la vemos iluminada con colores dorados y en forma de corona y rayo, quizá queriendo dejarnos claro que, aunque el objetivo sea bueno, esto no quiere decir que se nos tengan que ahorrar experiencias un tanto desestabilizadoras de vez en cuando. No hay más que poner el ejemplo de un deportista; pone todo su esfuerzo pero mientras ejercita su prueba habrá momentos duros y otros más placenteros.

El camino, también nos advierte de esa variedad de elementos que podemos ir encontrando; flores suaves, flores con espinas, pequeñas piedrecitas, arena suave y limpia; incluso logramos vislumbrar alguna ciudad dispuesta a acogernos. De todo hay en el camino, una vez se emprende éste.

El bufón, además de su sonrisa desafiante y alegre al mismo tiempo, se apoya en un báculo que ahora mueve livianamente, pero que en algún momento puede que se convierta en un elemento muy necesario para no sucumbir.

Además, lleva un hatillo sobre sus hombros. El hatillo no tiene demasiadas cosas pues nuestra figura necesita ligereza, y un equipaje demasiado pesado quitaría alegría a su camino, así como dificultaría la búsqueda de nuevas rutas por el cansancio que supondría llevar tantas cosas sobre sus hombros. 

Del hatillo surge un juguete; un rey boca abajo. Y es el que el bufón está dispuesto a no tomarse con excesiva seriedad los sucesos a los que se exponga, y nos muestra con su juguete que sabe reírse de todo si ello se hace necesario, pues la risa es el arma más poderosa contra cualquier tipo de intento de sometimiento.

El bufón nos habla de ligereza, alegría, inicios, en definitiva, de la vida.


jueves, 19 de mayo de 2011

COPAS - BREVE RESUMEN DE SUS SIGNIFICADOS


Las Copas muestran las emociones, los sentimientos, normalmente simbolizados en el agua.

AS DE COPAS – El As de Copas es la culminación de todo. Es una carta que nos habla del hogar. Cuando uno llega a su hogar quiere decir que ha alcanzado el motivo de su vida de alguna manera. Y no hay que olvidar que los afectos son importantísimos en este palo. Incluso los sagrados, los religiosos.

DOS DE COPAS – La unión amorosa con alguien. ¿Amorosa quiere decir romántica? Puede ser así, o puede simplemente tratarse de un afecto de amigo. También sugiere reconciliaciones y buenos momentos para lograrlas.

TRES DE COPAS – La celebración bulliciosa. Tenemos además personas a nuestro alrededor que nos permiten celebrar la vida.

CUATRO DE COPAS – Cuando aparece esta carta, puede suceder que reine un aire de apatía en nosotros o en nuestro entorno. Se trata de la persona que se siente sin ganas de nada, o que no se conforma con lo que la vida le ofrece y pide más sin valorar lo ya alcanzado. Es una carta que aparece muchas veces en momentos depresivos advirtiéndonos de la llegada de los mismos para ponerles remedio y abrir bien los ojos a las bondades de la vida.

CINCO DE COPAS – El cinco de copas es una señal de que algo que anhelábamos no va a suceder o bien de alguna manera puede sufrirse alguna pérdida. Como en la carta anterior, la figura que aparece en esta carta sólo se fija en las copas perdidas, pero no en las que permanecen en pie.

SEIS DE COPAS – El seis de copas habla de inocencia, de sentimientos cándidos de sinceridad, y también de nostalgia por el pasado o de situaciones que de alguna forma nos retrotraen a nuestra infancia.

SIETE DE COPAS – Esta carta advierte sobre la dispersión, sobre la falta de una meta concreta. Nos habla de una persona que tiene tantas opciones en la vida que no sabe realmente a qué carta quedarse.

OCHO DE COPAS – Ha de emprenderse un nuevo camino y abandonar el anterior. Esto cuesta mucho al corazón, pero es una decisión que toma cada uno después de sopesar bien las cosas. No parece tratarse de una decisión impuesta por el exterior o incluso por el destino, sino que es la propia persona la que decide cortar unas amarras para ir en busca de otros puertos por mucho que le cueste.

NUEVE DE COPAS – La satisfacción. La persona parece conseguir lo que desea y gozarse en los placeres. ¿Cuál es el peligro de esta carta? La frivolidad, la falta de profundidad y el dar rienda suelta a los placeres de la vida sin valorar las consecuencias.

DIEZ DE COPAS – La carta de la familia, por el sentido hogareño y de felicidad plácida que representa. Uno se encuentra apoyado en su familia, feliz y dichoso con ella.

PAJE DE COPAS – Oportunidades para el corazón, para los sentimientos. Novedades en este camino. Alegrías juveniles.

CABALLERO DE COPAS – Sentimientos románticos o afectivos, cariñosos, de encuentro. Como se trata de un caballero habrá que valorar el aspecto positivo y el negativo de la carta. Los buenos sentimientos no deben hacernos tontos. El romanticismo tiene que basarse en una realidad y no sólo en sueños, aunque éstos puedan ser un unicio. También con esta carta puede haber una advertencia sobre búsqueda de reconciliaciones o de estar abierto a los sentimientos amorosos y de cariño.

REINA DE COPAS – La Reina de Copas es intuitiva, le gusta escuchar y sabe ofrecer su amor y su consejo, así como su buena intuición, a quien a ella acuda. Es una mujer serena, equilibrada y sentimental al mismo tiempo. Para ella el amor es el centro de todo. Percibe a través del sentimiento y de la intuición.

REY DE COPAS –
El Rey de copas es afable. En él los sentimientos son su forma de expresión y su energía. Puede ser además un poeta o un maestro. Es alguien que apoya el amor en toda su extensión.

domingo, 15 de mayo de 2011

Sabiduría y Conocimiento

"Libros", de Fernando Botero
Muchas veces se proclama que la experiencia propia es mejor que la lectura de múltiples libros o las lecciones de diversos maestros. Por supuesto, esto es así... en parte. Todos necesitamos maestros; eso no quiere decir que haya que seguirseles ciegamente,  pero sí hay que escucharlos y valorar con perspectiva nuestra propia experiencia y la de los demás, pues de otra manera podríamos caer en un subjetivismo que nos podría estar alejando de la realidad en lugar de acercarnos a ella.

La vida espiritual necesita también ser desarrollada. Dificilmente alguien podrá definir lo que ni siquiera tiene conocimiento de su existencia. Valoro el conocimiento; un conocimiento maduro y creativo, pero un conocimiento que implica trabajo. De alguna forma pienso que si uno no escucha a quienes han vivido antes que él, está condenado a inventar nuevamente la rueda, y eso no me parece lógico.

La vida espiritual también debe ser desarrollada, y beber de las fuentes es una buena manera de hacerlo. Me gustaría trasladaros este texto del Bhagavad Guita, que nos habla de esa búsqueda de conocimiento que debe alejarnos de la prepotencia y el orgullo para hallar la Verdad.

"Aprende a buscar esta sabiduría humillándote a los pies del Maestro, interrogándole y sirviéndole. Los sabios que ven la Verdad y la esencia de las cosas, te harán partícipe de su sabiduría".
"Una vez la hayas adquirido, ¡oh hijo de Pandit!, no volverás a caer otra vez en el error porque merced a tal conocimiento, verás a todos los seres de la Naturaleza en tu mismo Yo, y después en Mí".



sábado, 14 de mayo de 2011

Disculpas por los problemas de Blogger

Como muchos habéis podido comprobar, ayer estuvo sin servicio el blog por causas técnicas de Blogger. Aunque parecen haber solucionado los problemas y recuperado los artículos completos; no ha sucedido así con los comentarios ya que los últimos han sido suprimidos. La razón de esto puede estar en que Blogger ha tenido que restaurarlo todo tras sus problemas técnicos utilizando la última copia de seguridad que tuvieran guardada en su sistema, con lo cual, todo lo nuevo que no había sido almacendo ahí no es posible recuperarlo.

Por tanto, quiero que sepáis que no he sido yo la que he borrado los comentarios, sino que esto es debido a un problema técnico de Blogger que no parece tener solución. De cualquier modo, soy comprensiva con quien nos ofrece este espacio de difusión que es fantástico, y que, por supuesto, también tiene sus limitaciones.

Gracias a todos por vuestra paciencia. Un abrazo

miércoles, 11 de mayo de 2011

Un Ejemplo de Tirada con la Cruz Celta

Siguiendo con el artículo anterior, vamos a ver un ejemplo de tirada con la Cruz Celta. 

Imaginemos un consultante que no desea exponer su problemática. En tal caso, nos decidimos por la Cruz Celta para obtener una visión general del consultante y así poder ayudarle. Aquí está el esquema de la tirada con las cartas en el orden adecuado.

Las cartas deben situarse boca abajo e irlas descubriendo una a una para obtener una visión general al final tras haber ido interpretando cada carta por separado y luego en su conjunto.
Como vemos en la posición uno aparece el Seis de Espadas, y en la dos, el Dos de Espadas. Por tanto, parecen hablarnos de algo que preocupa al consultante y sobre lo que está dándole muchas vueltas a la cabeza, ya que las Espadas representan ese aspecto intelectual. Al ver el Seis de Espadas, pareciera tratarse en este caso de un cambio de ubicación, de que el consultante se está cuestionando sobre ir o no a otro lugar. Asímismo el Dos de Espadas parece indicar que la persona en cuestión está bloqueada y no sabe si debe o no iniciar un rumbo nuevo en su vida; parece estar totalmente indecisa y con mucha falta de claridad al respecto. 

El consultate certifica que precisamente ésa es la cuestión que le preocupa; que ha perdido su trabajo y se está cuestionando buscarlo en otro lugar que implique cambiar de ciudad, pero le da miedo esta decisión pues no conoce las consecuencias y no desea ponerse ni a él ni a su familia en peligro; y por otra parte, no está muy seguro de que su proposición sea bien aceptada por la familia.

Aclarado el asunto que debe ser valorado, seguimos descubriendo las cartas y destapamos la que nos habla del pasado reciente, la posición 4. En ella aparece La Muerte, lo que confirma el fin quizá un tanto abrupto de la situación anterior, en este caso el fin de su puesto laboral. ¿Dónde podría conducir esta situación? Para verlo destapamos la carta de la posición 6, en la que descubrimos El Emperador. Aquí nos podría estar dando a entender que debido a la anterior crisis, a la anterior pérdida en ese caso, la persona va a estructurarse y tomar dominio de la situación, en vez de permitir que sean los acontecimientos los que decidan por ella; que va a elaborar planes de acción bien sopesados, delimitando bien todos los elementos para ponerse en movimiento por fin.

Al destapar la posición 3 vemos que aparece el Diez de Copas, es decir, la carta de la familia, lo que nos dice que en su interior lo que le mueve es el cariño por su familia y la que éste siente por él, y su deseo de que permanezca unida y feliz. Eso le lleva a manifestarse externamente en la posición 5 con el As de Bastos, es decir, a llenarse de mucha energía para acometer los nuevos pasos necesarios; se trata de una carta llena de impulso y fuerza que puede movilizar al consultante si éste se decide a tenerla en cuenta.

En la posición 7 que se refiere al consultante en particular, aparece el Tres de Bastos, que nos indica que está dispuesto a salir de su terreno conocido hasta ahora y valorar las diferentes posibilidades que se vislumbran en el horizonte.

La posición 8 nos habla de su entorno, en este caso, su familia; y vemos al Colgado. ¿Qué podría estar sugieriendo? No olvidemos que el consultante tiene miedo de crear un problema a su familia y no conoce su reacción. Pero aquí podemos ver que sus miedos son infundados, puesto que todos los componentes de la familia de la que es él responsable están dispuestos a sacrificios si fueran necesarios. Asimismo, se muestran impotentes y a la espera puesto que la búsqueda de una solución no está en sus manos sino en la del cabeza de familia; ellos, eso sí, están dispuestos a seguirle a donde sea.

La posición 9 es la Rueda de la Fortuna y advierte al consultante que tiene que aprender a aceptar los cambios en la vida, y que éstos van a darse porque así lo ha determinado el cielo.

Al llegar a la posición 10 vemos el As de Oros, como un anuncio de que el futuro se presenta prometedor, el consultante tiene buenas opciones a la vista, pero ¡eso sí! es necesario que no las rehuya y se lance a la tarea de hacerlas prosperar.

domingo, 8 de mayo de 2011

La Cruz Celta

La Cruz Celta es una de las tiradas más conocidas del Tarot. A mí me gusta utilizarla especialmente para obtener una visión general del consultante y su situación actual.

No todos los tarotistas dan el mismo significado a las diferentes posiciones, ni las coloca en el mismo orden, pero más o menos se rigen por un fondo común. Aquí voy a explicar la tirada tal y como yo la suelo entender. Aunque las cartas se coloquen en el orden que viene indicado, a la hora de la lectura, no lo sigo, sino el que explico más adelante, para poder obtener una visión más estructurada; así, por ejemplo suelo leer unidas las posiciones 4 y 6, y luego la 3 y la 5.

Posición 1: Aquí suele aparecer el problema para ser tratado. Si no se hace una pregunta, aclara qué es lo que preocupa el consultante; y en el caso de que se haga la pregunta, nos confirma ésta o bien nos explica que es otro el tema más importante que debe ser valorado.

Posición 2: Se trata de una carta que cruza la anterior y que bien añade más información sobre el asunto, o bien nos dice lo que se opone a esta cuestión.

Posición 4: Nos habla del pasado reciente. Lo que acaba casi de suceder, o lo que afecta de un pasado a la cuestión actual.

Posición 6: Los posibles resultados después de ese pasado que acabamos de valorar. Como siempre, cuando se habla del futuro próximo, se está hablando de una alta probabilidad de que esto acaezca, si nada cambia, o el consultante no realiza otras acciones que puedan modificar este posible resultado. Nos advierte de aquello a lo que en principio podrían dirigirse las cosas, a no ser que algo las cambie totalmente. Se muestra un camino para tenerlo en cuenta y poner los medios para su consecución o su cancelación.

Posición 3: Lo que mueve internamente al consultante en esta situación.

Posición 5: Lo que podría resultar externamente de esta situación.

Posición 7: Representa al consultante.

Posición 8: Habla del entorno.

Posición 9: Un punto de vista que debería valorar bien como consejo para actuar o bien como carta que avisa de aquello que el consultante teme o hace mal. Es decir, se trata de bien un consejo que se debe seguir, o bien de una puntualización sobre lo que no se hace bien.

Posición 10: A la vista de cómo están las cosas, un posible resultado, que podrá o no ser modificado si se siguen los advertencias.

En la próxima entrada veremos un ejemplo practicando con esta tirada tan universal.


jueves, 5 de mayo de 2011

Sobre caballeros y damas

Francisco de Goya, La Gallina Ciega
Francamente, no acabo de entender qué es lo que ocurre, pero observo que vivimos en una constante competencia, en una competición desleal y batalladora que no veo que conduzca a ninguna parte buena.

Claro, y así leído este inicio, os preguntaréis a qué hago referencia. En este caso concreto hablo de una batalla que parece no tener fin: la batalla de los sexos; o de los géneros, palabra que parece está más en consonancia con estos tiempos tan particulares que vivimos.

Sí, durante muchísimo tiempo, la mujer ha sido silenciada; y ahora, de repente, parece que se quiere fomentar el efecto contrario. De la opinión negativa sobre la mujer, pasamos a la peyorativa sobre el hombre. Constantemente se nos está bombardeando en este sentido. Por supuesto que me parece muy mal que se maltrate a la mujer, pero es que me parece igualmente deleznable que se haga lo propio con el hombre; es más, me parece aterrador que se minusvalore y dañe al ser humano sea del género que sea. Uno y otro merecen nuestro respeto; el de todos.

Parece que nos gustan los extremos; aunque tengo que admitir que  a mí personalmente no me acaban de convencer. Creo que en el punto medio está el mejor camino.

¿Aprenderemos alguna vez a respetarnos unos a otros? ¿Aprenderemos a defender nuestros derechos sin necesitar agredir al contrario? ¿Llegaremos a valorar nuestras diferencias y disfrutar de nuestras similitudes? ¡Espero que sí! ¡Por el bien de todos!


sábado, 30 de abril de 2011

10 - EL MAESTRO

Para los autores de este oráculo EL MAESTRO se corresponde con el signo de Capricornio y con el planeta Saturno.

EL MAESTRO nos habla de alguien que busca la sabiduría o que de alguna manera ya la ha alcanzado. 

Fijémonos en los símbolos que muestra esta carta.  A los pies de la figura aparece una calavera, libros, y un reloj de arena. Por tanto, nos habla del paso del tiempo y de cómo podemos emplearlo adquiriendo sabiduría de los libros. Asimismo este transcurrir del tiempo confronta al personaje con la realidad de la vida, es decir con la vida misma y con su anverso, la muerte.  ¿Pero es posible que todo termine con la muerte? El Maestro indaga para obtener la respuesta, sin rehuir la seriedad de la vida.

De la profundidad de su búsqueda resulta ese rasgo severo de su rostro. El Maestro está concentrado en la búsqueda de respuestas y eso le hace contemplar también la seriedad de la vida y no sólo su parte lúdica. Aunque bien es cierto que de tanto en tanto debería abandonarse a la alegría; pues  el tratar con hondura la verdad de la existencia no debe estar reñido con la buena costumbre de saber mantener también una sonrisa.

El Maestro no sólo se conforma con el conocimiento intelectual sino que dirige su mano al cielo en señal de su búsqueda de ayuda espiritual.

Al fondo aparece una gran puerta con halos de diversos colores a la manera de un arco iris; y en el centro de la misma una corona a la que se llega por un camino ascendente. Sí, la calavera de la tierra se transforma en la corona del cielo. De lo terrenal a lo espiritual, la búsqueda lleva su tiempo pero bien llevada merece la pena.

lunes, 25 de abril de 2011

Experiencias cumbre

¿Qué entendemos por "experiencias cumbre"? Podríamos decir que se trata de determinadas experiencias que nos conectan de una manera clara y contundente con el mundo espiritual. Pero ¿en qué consisten? Yo diría que hay una gran variedad de ellas aunque todas tienen un fondo común. Vamos por partes.

Existe una experiencia que podríamos considerar un éxtasis y que se da en muchas ocasiones de manera fortuita aparentemente. Hablo de esos momentos en que, por ejemplo, alguien ha decidido sentarse al aire libre, ya sea en lo alto de una montaña, como al borde de un río o de una playa; y entonces, de repente, la persona se siente totalmente en paz, serena y como invadida por una total plenitud que la aleja incluso de cualquier sensación temporal. Repentinamente la persona experimenta una totalidad sobre la que ni siquiera se para a intentar comprenderla, sino que sencillamente la vive con toda la intensidad, pero sin perder en ningún momento la calma. Luego, cuando vuelve a cerciorarse de dónde está, del correr del tiempo, de todo lo que le rodea, sigue quedando dentro, como un recuerdo imborrable, lo que acaba de experimentar.

Esto mismo se puede inducir, y es por medio de diversas técnicas meditativas en las que lo principal es el deseo y la disposición de alcanzar ese estado; pero sin inquietud, si se consigue, bienvenido sea; y si no viene, otra vez será.

Existen muchas más experiencias que pueden traducirse en visiones, audiciones, sensaciones. Sí; en ocasiones la persona parece ver con toda claridad imágenes con un profundo sentido para ella; imágenes que le aclaran muchas cosas. Otras veces percibe como un pensamiento que no cree pueda proceder de su interior, sino de algo más que está dentro y está fuera; un pensamiento repleto de contenido que le ayuda a entender, a progresar, a continuar. Incluso pueden darse sensaciones, como si alguien estuviera tocándonos, o bien un cierto estremecimiento en una determinada zona del cuerpo; también se perciben olores particularmente bellos y que no acabamos de entender de dónde vienen, aunque en nuestro interior de alguna manera asociamos a algo o alguien en particular.

Pueden darse experiencias cumbre a través de canalizaciones por vía de otras personas que se prestan a ello. En esas canalizaciones, alguien nos comunica cosas que son verdaderamente importantes para quien las recibe; y como todo lo expuesto anteriormente, dejan una huella indeleble.

¿Cuándo son reales? ¿Cuándo imaginadas? Creo que en el fondo de uno mismo, la persona que lo experimenta lo sabe; por los efectos, lo discierne; y normalmente le queda un gran deseo de volver a experimentar algo así. Lo que ocurre es que estas experiencias a veces se dan y a veces no. Digamos que no podemos impedirlas, pero tampoco provocarlas a la fuerza; todo lo más, favorecerlas. 

¿Qué sentido podrían tener estas experiencias y la ausencia de las mismas? En determinados casos, podría suceder que fueran necesarias para la evolución particular de cada individuo; y asimismo, a veces se hiciera preciso que cada uno emprenda la aventura del desarrollo sin una guía constante sino corriendo sus propios riesgos. Pero sea como sea, las experiencias cumbre son una bendición que acompañan toda la vida, aunque creamos haberlas experimentado una única vez.

Y no lo olvides, todos las experimentamos aunque no seamos conscientes de ellas. Ver y sentir un nuevo día con el aire, con el sol, sintiéndonos repletos de vida es en sí misma toda una experiencia cumbre a la que no solemos saber darle su auténtico valor.